Esta no es la primera vez que la industria del juego es apuntada por los atacantes, que buscan comprometer a los desarrolladores de juegos.
Foto ilustrativa de un fanático de los juegos en línea.
Foto ilustrativa de un fanático de los juegos en línea.
ETIQUETAS:
Por:
Redacción web -
[email protected] | @diaadiapa |
Martes 16 de abril de 2019 03:15 PM

Cuidado, podrías estar siendo víctima de un ataque organizado con solo divertirte con tu videojuego favorito. 

ESET, es una compañía que se dedica a la detección proactiva de amenazas, y en estos momentos se encuentra analizando el caso de desarrolladores de videojuegos asiáticos que fueron nuevamente el blanco de un ataque de cadena de suministro que distribuía malware en software firmado de manera legítima.

 

Ver más: Sech dando la cara por Panamá, hoy estuvo en Despierta América de Univision 

 

Esta no es la primera vez que la industria del juego es apuntada por los atacantes, que buscan comprometer a los desarrolladores de juegos para insertar backdoors en sus entornos de desarrollo y de esta manera tener la posibilidad de distribuir su malware como parte de un software legítimo.


Recientemente, investigadores de ESET identificaron nuevos ataques de cadena de suministro, vinculados a dos juegos y una aplicación de plataforma de videojuegos cuyo objetivo era incluir un backdoor. Una vez logrado esto, los ataques fueron mayormente dirigidos al continente asiático y a la industria de los juegos; por lo que no debería sorprender que se trate de un grupo identificado en 2011 como “Winnti – Más que un simple juego”.

 

Hay que estar alerta 


Aunque el malware utiliza diferentes configuraciones para cada caso, los tres productos de software afectados incluyen el mismo código de backdoor y fueron lanzados utilizando la misma máquina. Mientras que dos de los productos comprometidos ya no incluyen el backdoor, uno de los desarrolladores afectados aún sigue distribuyendo la versión troyanizada que se aprovecha de un juego llamado “infestation”, producido por los desarrolladores tailandeses de “Electronics Extreme”.


La telemetría de ESET muestra que la mayoría de las víctimas está ubicada en Asia, siendo Tailandia el país más afectado.

 

Ver más:  Pescadores reportan pérdidas al no poder ingresar a su lugar de trabajo en Colón 

 

Dada la popularidad de las aplicaciones comprometidas, que continúan siendo distribuidas por sus desarrolladores, no sería llamativo que el número de víctimas alcance cifras en el entorno de decenas o cientos de miles. Al insertarse en el sistema, el malware revisa si el idioma del sistema es ruso o chino. En cualquiera de estos casos, el malware deja de correr, lo que deja bastante claro que los atacantes no están interesados en computadoras configuradas con estos idiomas.

No dejes de leer