Las abejas estaban muy agresivas.
Personal especializado en control de abejas pudo evacuar con éxito a las personas. Foto: Víctor Eliseo Rodríguez
Personal especializado en control de abejas pudo evacuar con éxito a las personas. Foto: Víctor Eliseo Rodríguez
ETIQUETAS:
Por:
Víctor Eliseo Rodríguez -
[email protected] | @diaadiapa |
Viernes 05 de octubre de 2018 11:30 AM

 

Seis personas, de ellos dos niños, con picaduras en diversas partes del cuerpo, fue el saldo del ataque de un enjambre de abejas africanizadas en dos viviendas ubicadas en calle segunda final, en la entrada de Martincito de la ciudad de Santiago.

 

Mira: Este fin de semana, Mi Bus habilita una nueva ruta de Los Pueblos a Santa María

 

En total fueron dos familias completas las que fueron víctimas de estos insectos, que provocaron que dos damas fueran trasladadas hacia el Hospital Luis “Chicho” Fábrega de la ciudad de Santiago.

Las damas Claribeth Mela de 27 años y Nicolasa Sandoval de 62, fueron las que resultaron más afectadas por las picaduras y luego de recibir los primeros auxilios por paramédicos del Cuerpo de Bomberos (BCBRP) fueron trasladadas el centro médico.

Incluso a raíz de la furia de las abejas, las dos familias tuvieron que ser evacuadas de sus viviendas por personal de operaciones del BCBRP en Veraguas, para impedir que fueran mayormente atacadas por los insectos.

El Coronel Eduardo Chen, jefe del BCBRP en Veraguas, explicó que afortunadamente el personal especializado en control de abejas pudo evacuar con éxito a las personas que aunque fueron picadas, se encontraban en condición estable.

 

Entérate: A peregrinos de la JMJ les inquieta la alimentación, hospitales y transporte

 

De acuerdo al jefe bomberil las abejas estaban muy agresivas y por tanto no pudieron ser controladas por el personal de operaciones del BCBRP.

Chen agregó que debido a que las abejas estaban dispersas y muy agresivas, se tuvo que esperar que se agruparan y el personal regresó en horas de la noche para realizar las tareas de control.

No dejes de leer