Top Chef Panamá también es una patada en la cara para aquellos anunciantes que prefieren endosar sus marcas a lo sucio...
ETIQUETAS:
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Jueves 29 de agosto de 2019 12:00 AM

¡Belleza! No hay otra palabra para definir esta temporada de 'Top Chef Panama All Stars' que terminó el martes donde resultó ganador el Chef Alejandro Díaz.

Lee también: Sech, ¿víctima de racismo de la industria musical y medios de comunicación?

Y es que en este país, donde las televisoras y medios impresos le dan más espacio a pereques, a los romances o acostones inventados buscando seguidores o al mal gusto y chabacanería, que exista una producción como Top Chef es un alivio, pero también una gaznatada a los que creen que nuestra televisión no puede ofertar un producto digno, a los que creen que todo tiene que ser porrrrrrquería en televisión abierta y recurren a sus más bajos aportes a la industria.

Mira también: Documental sobre gira mundial de Shakira en los cines de Panamá

Top Chef Panamá también es una patada en la cara para aquellos anunciantes que prefieren endosar sus marcas a lo sucio, a lo que no aporta, a personajes-globos, a la bazofia que abunda en las redes sociales.

Top Chef Panamá All Stars fue, literal, un bufete semanal del más alto y exquisito gusto. Fue degustar televisión nutritiva, sana. Fue ver televisión que te alimenta bien. Fue un alimento visual con el que quedas satisfecho, lleno, harto, goloso por más.

Quizá usted es de los que piensa que el Chef Alejandro Díaz no debía ganar porque le iba a otro participante o porque tiene la boca más sucia que un barrio limoso o, quizá, usted es de aquellos que como yo, cree que no existió duda de que él merecía ser el ganador.

Quizá usted es de los que cree que Top Chef Panamá no merecía ser noticia en los medios dedicados al entretenimiento porque al no tener escándalos y ser un show sano, no vende o quizá usted es de esos que como yo agradece este tipo de propuestas en prime time y cree deberían haber muchas notas sobre esta producción.

Esto es muy sencillo y al César lo del César. Top Chef Panamá es una producción de lujo. Punto.

¿Qué es lo sobresaliente de esta temporada en específico? Que la producción Telemetro se superó a ellos mismos. Que sin dañar el show o sacrificar la esencia del formato original, se reinventaron. Lo hicieron más panameño que nunca y el resultado fue, literal, una delicia de programa donde se cuidaron todos los detalles, donde todos los participantes eran igual de buenos, donde la fotografía y edición fue maravillosa y donde no existió ni un solo episodio sin ritmo, sin clímax o aburrido.

La producción de Top Chef trabajó por meses para ofrecernos una temporada riquísima, si de sabor se trata. Fue como que te invitaran a un gran banquete donde todos los ingredientes estaban en su justo punto para que fuera delicioso.

Lo lamento, pero no hay en televisión abierta otra producción donde se cuide tanto cada detalle como en Top Chef Panamá.

Lo lamento, pero no existe en televisión abierta un concepto o franquicia que esté tan apegado a lo que vemos en otros países como Top Chef Panamá.

Lo lamento, pero no existe ni un solo show de cocina en televisión abierta que al sintonizarlo uno aprenda tanto de gastronomía, de ingredientes, de estilos de cocina, de carnes o de resaltar la comida típica panameña como en Top Chef.

Como televidente y como crítico no puedo ni encuentro forma de no estar feliz ante esta propuesta desde su primera temporada. No puedo no sentirme satisfecho con lo que nos ofrecieron esta temporada tan competitiva, tan bien lograda y con maravillosos talentos locales que hicieron de mi noche de los martes, la "#nochedehambre".

Un show de cocina y/o de competencia gastronómica tiene, entre otras características, dos que son ineludibles: emocionar al sintonizarlo y darnos hambre al verlo. Top Chef Panamá All Stars logró las dos y si a ello se le suma que al crew de jurados en esta temporada se integró una dama con toda la expertise gastronómica necesaria para criticar, tuvimos entonces un trío de lujo como críticos y, si eso le parece poco, refrescaron el show a cuadro cambiando al presentador y Arturo 'El Pollo' Illueca resultó ser un éxito. Tan éxito como los pantalones de Pedro, o las camisas de Arturo. Así de bien pensada estuvo esta temporada. Sí, producción de franquicia, pero hecha por talento panameño. ¡Bravo!

Felicidades a todos los involucrados: crew de producción, equipo técnico, talentos de la cocina, ¡a todos! Aquí sí se puede decir con gusto, ¡buen provecho!


La producción de Top Chef trabajó por meses para ofrecernos una temporada riquísima, si de sabor se trata. Fue como que te invitaran a un gran banquete...
No dejes de leer