El istmeño terminó el juego con un profundo doble al jardín central, que trajo al plato a Ozzie Albies.
ETIQUETAS:
Por:
Humberto Cornejo O. -
[email protected] | @cornejohumberto |
Viernes 16 de octubre de 2020 12:00 AM

 

 

El grandes ligas panameño Johan Camargo aprovechó al máximo el llamado de los Bravos de Atlanta para el tercer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra los Dodgers de Los Ángeles, al brillar a la defensa y ser oportuno a la ofensiva.

 

Aunque el partido estuvo en contra de los Bravos, al perder el miércoles 15-3 ante los Dodgers, Camargo realizó joyitas en la defensa en la esquina caliente, que se llevaron los aplausos y la admiración de los fanáticos presentes en el Globe Life Field de Arlington, Texas.

 

Ver También: Leo encontró su segunda familia con Los Santos

 

La más impresionante ocurrió en la parte alta de la sexta entrada, cuando el jardinero de los Dodgers Joc Pederson conectó un elevado hacia el jardín izquierdo. Lo impresionante fue el recorrido de 115 pies (35 metros) que realizó Camargo de espalda, desde el territorio del campocorto porque estaba en una posición defensiva especial hasta la barrera de seguridad del jardín por la línea de tercera.

 

Riesgo

El metropolitano, al desplazarse en esa distancia, midió la bola, se deslizó y la atrapó con elegancia para hacer la jugada de la velada, en la que por poco choca con su compañero de equipo Austin Riley.

 

Ver También: Ochoa extraña bailar y apoyar a Herrera

 

"Esta es una de las mejores jugadas de un tercera base", fueron uno de los comentarios de los narradores del partido, que lo acompañaron con la frase "la jugada de la noche".

 

Camargo terminó el juego con un profundo doble al jardín central, al sonar una "sinker" del serpentinero Adam Kolarek, que trajo al plato a Ozzie Albies, en el noveno episodio.

 

 



Johan Camargo es el único panameño que ha visto acción en esta postemporada de las Grandes Ligas.

26


años tiene Johan Camargo.

4


campañas de experiencia.

34


jonrones ha conectado.

No dejes de leer