El señor Marx Huerta y la gran sorpresa que consiguió para su pequeña en el estadio Rommel Fernández.
El señor Marx Huerta
El señor Marx Huerta
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @Edgonzalez29 |
Jueves 17 de mayo de 2018 12:00 AM

El amor de los abuelos hacia sus nietos, tan puro como inmenso. Se deleita en los sacrificios si eso, al final del día, vale una sonrisa o agradecimiento de su descendiente.

La humedad sofocante que se sentía ayer por la mañana en el estadio Rommel Fernández Gutiérrez, así como el tiempo que tuvo que esperar, no resultaron ser obstáculos para el señor Marx Huerta, quien fue en búsqueda de una sorpresa muy especial para su nieta de 9 años de edad.

VER TAMBIÉN: Panamá, una gran apuesta para el Mundial de Rusia 2018

El complaciente abuelo asistió ayer al coloso de Juan Díaz, tieniendo el álbum de Panini del Mundial de Rusia 2018 en mano, con el único fin de obtener la firma de los jugadores de la selección de Panamá, para así llevarle una gran alegría a su nieta.

El señor Huerta esperó hasta que se acabara el entrenamiento para poder cumplir con su cometido.

"Ella mi nieta está encantada de la vida con su álbum. Yo le voy a dar la sorpresa de llevarle la firma de los jugadores", contó a día a día.

VER TAMBIÉN: A 'El Bolillo' Gómez le aburre parte de su trabajo

"Los jugadores de la selección fueron muy atentos conmigo, muy cooperadores y me dieron su autógrafo", añadió.

De los futbolistas con los que tuvo contacto en la mañana de ayer, al que más se alegró de conocer el señor Huerta fue a el defensor Felipe Baloy.

Panamá en el mundial

Panamá debuta en la Copa del Mundo el próximo 18 de junio midiéndose a Bélgica.

Ambos selencos son parte del grupo G, el cual completan los combinados nacionales de Inglaterra y Túnez.


El señor Marx Huerta aguantó la sofocante humedad del Rommel Fernández para conseguirle un regalo muy especial a su nieta.

9


años tiene la nieta del señor Huerta.

14


de junio arranca la Copa del Mundo.

10


de octubre de 2017 se selló el pase al mundial.

No dejes de leer