El primera base está feliz por regresar al equipo con el que debutó en las Grandes Ligas.
Matt Adams jugó sus primeras seis campañas con los Cardenales de San Luis.
Matt Adams jugó sus primeras seis campañas con los Cardenales de San Luis.
ETIQUETAS:
Por:
Los Ángeles/AP -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Domingo 26 de agosto de 2018 06:00 AM

 

Matt Adams percibió algo especial en los Cardenales de San Luis, atisbando desde la cueva de los Nacionales de Washington, donde militaba hace unos días.

El primera base reconoció el sólido pitcheo y el oportuno bateo que han convertido a los Cardenales en un equipo tan candente como los días de agosto. Así que Adams no podía creer lo afortunado que era a comienzos de esta semana, cuando Washington lo cedió en canje a San Luis, el equipo con la mejor racha en la actualidad dentro de las Grandes Ligas.

La operación envió a Adams de regreso a la organización que lo reclutó en el draft de 2009. Y le permitió aterrizar en un club que hace poco tenía apenas leves esperanzas de conseguir un boleto de comodín a los playoffs y que ahora amenaza a los Cachorros de Chicago, líderes de la División Central de la Liga Nacional.

 

VER TAMBIÉN:  'Canelo' y Golovkin 'se juegan su futuro' en septiembre



“Ellos están encendidos, y enfrentan cada pitcheo como si fuera el último que van a recibir”, comentó Adams. “Es especial ver la forma en que realizan su trabajo diariamente”.

San Luis ha tenido un repunte asombroso desde el 14 de julio, cuando destituyó a su director  Mike Matheny.

 

VER TAMBIÉN:  Jennisín Rosanía ganó para Panamá oro en el Campeonato Mundial de Jiu Jitsu

 

En aquella fecha, los Cardenales tenían un récord de 47-46 y languidecían a siete juegos y medio de los Cachorros. Después de barrer a los Dodgers para ganar su octava serie consecutiva, lograron su 24to triunfo en 35 compromisos. Durante agosto, su foja es de 17-4, con lo que se han aproximado a dos juegos y medio de Chicago.

Asimismo, están empatados en la puja por el primer "wild card" de la Nacional.

No dejes de leer