Al momento del accidente, el estudiante se encontraba terminando de confeccionar la tarjeta del Día del Padre.
El niño ya había comentado que el abanico estaba flojo. Foto: Eric Montenegro
El niño ya había comentado que el abanico estaba flojo. Foto: Eric Montenegro
Por:
Eric Montenegro -
[email protected] | @diaadiapa |
Viernes 14 de junio de 2019 07:45 PM

 

El desprendimiento de un abanico de metal del techo de un aula de clases del centro educativo básico de La Herradura, en La Chorrera, causó una cortada en la cabeza a un estudiante de segundo grado.


Al momento del accidente, el estudiante se encontraba terminando de confeccionar la tarjeta del Día del Padre.


Leidi Arcia, madre del niño, indicó que debido a la tamaño de la herida fueron necesario 10 puntos de sutura.

 

Lea también: Abanico de techo le cae en la cabeza a alumno en La Herradura de La Chorrera

 


Enfatizó que con anterioridad el niño le había comentado que el abanico se veía flojo, lo cual también le había reportado a la maestra.


Arcia comentó que debido a la demora en la llegada de la ambulancia al centro escolar, ella debió trasladar al niño hacia la policlínica Santiago Barraza de la Caja de Seguro Social.


Debido a ello, criticó la calidad del servicio que ofrece la empresa aseguradora contratada por la Asociación de Padres de Familias.


Maira de Vásquez, subdirectora de la escuela, explicó que los primeros auxilios le fueron dados al niño en el centro de salud de Altos de San Francisco, a donde ella lo trasladó en su automóvil.

 

 

Entérate: Líder de la secta NXIVM enseñaba la materia 'Sexo, violación y orgasmo'

 


Detalló que una vez en este punto notificaron a la aseguradora para que recogiera al estudiante, a lo cual está se negó, alegando que los alumnos lesionados se recogen en las escuelas.


Debido a ello debieron retornar a la escuela en donde debido a la demora de la ambulancia, la madre del niño optó por trasladarlo a la CSS.


La subdirectora del plantel indicó que pedirá al Ministerio de Educación la revisión de los abanicos de techo.

No dejes de leer