Se determinó que en este hecho estarían involucrados miembros de otros cuerpos policiales encargados de vigilar la frontera con Panamá.
Alcohol.
En el OIJ detallaron que quienes importaron la mercadería evadieron el pago de impuestos, así como el registro sanitario, para venderla en Costa Rica. Fotos: Mayra Madrid.
ETIQUETAS:
Por:
Mayra Madrid -
[email protected] | @diaadiapa |
Sábado 04 de abril de 2020 05:30 PM

 

Las autoridades judiciales de Costa Rica han iniciado las  investiganciones tras el decomiso de un cargamento clandestino de alcohol líquido y gel que salió de Panamá. 

 

Según los primeros informes el cargamento ingreso a Costa Rica con la ayuda de un oficial del Servicio de Guardacostas y un ciudadano oriental que al parecer participaron para que los productores ingresaran ilegalmente.

 

El decomiso se dio tras dos allanamientos realizados por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en Bribri de Bratsi, en cantón de Talamanca, en Limón, zona fronteriza entre Costa Rica y Panamá.

 

Uno de los operativos fue en un establecimiento comercial, que pertenece a un ciudadano asiático de 39 años de edad, quien se apellida Liang, mientras que  el segundo allanamiento se dio en una bodega que está justo al lado del local comercial del asiático.

 

Durante los allanamientos se decomisaron un total de 44 cajas con 24 unidades de alcohol en gel, así como 35 cajas con 12 unidades de alcohol líquido.

 

La oficina de prensa del OIJ señalaron que los operativos se iniciaron luego de que se recibiera información confidencial que indicaba que a suelo costarricense estaba ingresando desde Panamá un cargamento ilegal.

Leer también: Imputan cargos a dama que transitaba con salvoconducto falsificado
 
Evadieron pago de impuestos

Se pudo conocer que presuntamente estos productos ingresaron al país  días atrás de forma clandestina con la intención de ser comercializados.

 

En el OIJ detallaron que quienes importaron la mercadería evadieron el pago de impuestos, así como el registro sanitario, para venderla en Costa Rica.

 

Para lograrlo los sujetos habrían contado con la participación del oficial del Servicio de Guardacostas, de apellidos Rojas Molina de 34 años.

 

Incluso se determinó que en este hecho estarían involucrados miembros de otros cuerpos policiales encargados de vigilar la frontera con Panamá, ya que según el OIJ, les entregaron algunas botellas de alcohol como dadivas. 

 

Tanto el uniformado como el asiático fueron presentados  ante el Ministerio Público, donde les tomaron la declaración indagatoria para luego valorar la solicitud de medidas cautelares en su contra.

Leer también: Producir en tiempos del COVID-19, un reto para los agricultores
No dejes de leer