El suicidio de una joven de 17 años en La Mitra de La Chorrera trajo consternación.
Camen Sanjur, madre de Zulay, expresó que por siempre la extrañará.
Camen Sanjur, madre de Zulay, expresó que por siempre la extrañará.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @b_ducreux |
Jueves 13 de diciembre de 2018 06:00 AM

 

La Organización Mundial de la Salud revela que el suicidio es muy poco frecuente antes de la pubertad y está  asociado a la adolescencia, entre edades  de 15 a 17 años.

 

Ver: ¡Fatal! Patrocinador no quería a Paulet...le tapaban el vitiligo con maquillaje

 

En Estados Unidos, el suicido es la segunda o tercera causa de muerte en adolescentes. Se producen unas 2000 muertes al año por esta causa. Sin embargo,  Panamá no escapa a esta realidad.

La madrugada del martes  11 de diciembre, Zulay Peña, de 17 años, quien vivía en  la calle sin salida del cementerio de La Mitra, en La Chorrera, provincia de Panamá Oeste, se  quitó  la vida. La joven subió a la cama y luego tomó  una soga y la atravesó en una carriola y se  ahorcó  en su propia habitación.

Zulay solía dejarle programada la alarma  a su papá, José Peña. A las   6:00 a.m. sonaba la alerta  para ir a trabajar. Esta vez sonó,  pero él decidió quedarse un rato más en cama y no fue hasta como a las 7:00  a.m. que se levantó.

 

El papá la vio colgada

 

No obstante,  como es costumbre, siempre se dirige a la entrada del cuarto de su hija a desconectar un extensión,  que se utiliza   para iluminar  la parte de atrás de la casa. La llamó "Zuly" y observó un   bulto que se visualizaba en la cortina que hace el papel de puerta, sin embargo, ella no respondió. “Pensé que se había levantando temprano, cosa inusual,  ya que ella duerme hasta tarde”, relató Peña.

Al rato, teniendo esa inquietud de que su hija, la más chica de cinco hermanos, no respondía, se dirigió a su habitación y se encuentra con la imagen aterradora de que colgaba de la soga.

Esta era utilizada por la familia  para  guindar el columpio  del  hijo de la segunda hermana, Itzel Peña, de 21 años.

Ella, ayer, tratando de contener el llano,  relató que hace tres días (domingo) su hermana estaba muy emocionada por un tatuaje que se había hecho en una parte de su hombro. La acompañó. “Ella era mi compañera de vida. La extrañaré tanto”.

El tatuaje fue su última publicación en Instagram.

 

Horas antes del suicidio

 

Carmen Sanjur, madre de la chica, descansaba en un sillón de la sala, ya eran pasada las 12:30 del martes. Entre el sueño, una voz la llama, era Zulay, diciendo que ya era tarde  y que debía acostarse en su cama  ya. Fue la última vez que la vio con vida.

“Yo iba a dormir con ella ese día, pero me dijo que me acostara en mi cama”, susurró entredientes la madre envuelta en dolor.

Su hermana,  Itzel aseguró no detectar nada en ella. “Era muy feliz. Ya teníamos planes para Año Nuevo en la casa”.

Esa noche, entre el sueño, solo escuchó una bulla de la carriola, pero lo ignoró y siguió durmiendo.

 

Zulay era feliz, pero reservada

 

La familia cuenta que nunca fue una niña infeliz, pero era bastante reservada. “Había que sacarle las cosas, así lo decía, pero era muy alegre”, reveló su otra hermana Erika Peña, de 30 años.  Tanto sus vecinos como sus familiares  están sorprendidos por su triste  y repentina  partida,  dijeron que siempre la recordarán  amorosa y feliz. 

Zulay no dejó carta o nota, su familia solo sabe que quería ser maestra de primaria y  estudiaba en un colegio nocturno para alcanzar sus sueños.

 

Depresión se oculta en muchas caras

Experta.   Lizmaineth Hernández, psicóloga clínica, dijo que una persona suicida puede mostrar muchas caras (felicidad, enojo y alegría).  No revela realmente sus emociones por no preocupar a quienes los rodea. Se trata de cuadros depresivos que en la adolescencia  se incrementa. Para afrontar el duelo, la experta recomendó realizar actividades como ir a la iglesia para sobrellevar la realidad

 

Debe permanecer la unión familiar

Xenia De Gómez, pastora de la  iglesia la Casa del Afarero,  citó que quería que Zulay siguiera yendo a la iglesia. Ella era una joven buena , llena de alegría y risueña.  La sierca pidió  a Dios fortaleza  para que esta familia pueda enfrentar esta dura pérdida. Solo la unión familiar superará todo.

No dejes de leer