Si usted busca algo que beber en las calles de Panamá cuando el sol está en su punto máximo, lo que más encontrará es quien le ofrezca una soda
Cualquier excusa es buena para tomar un vaso de soda para algunas personas; para otras, café. Foto:  Roberto Barrios
Cualquier excusa es buena para tomar un vaso de soda para algunas personas; para otras, café. Foto: Roberto Barrios
ETIQUETAS:
Miércoles 21 de marzo de 2018 12:00 AM

Si usted busca algo que beber en las calles de Panamá cuando el sol está en su punto máximo, lo que más encontrará es quien le ofrezca una soda para aliviar su sed.

También puede leer: Familiares de las víctimas y afectados por dietilenglicol protestan

Pero dicha oferta tiene razón de ser, ya que según los propios vendedores, la soda es la favorita de los panameños.

Panameños desayunan con gaseosas

Sorprendido se queda Alberto Ventura, vendedor ubicado en la entrada de La Peatonal, cuando apenas son las 8:00 a.m. y muchos llegan a su puesto a pedir una soda con la cual acompañarán el desayuno.

Aunque su sorpresa también genera ganancias, ya que una caja de 24 latas le deja unos $10 al día.

Pero no solo la soda acaba con el bolsillo de los panameños, también el café, pues muchos beben más de tres tazas al día. Ambas bebidas tienen en común la cafeína, un compuesto adictivo para las personas.

La nutricionista Mayra García comentó que la cafeína es una metilxantina y como cualquier otro producto, puede ser perjudicial cuando es consumida en exceso. Como es de sentido común, un consumo moderado de cafeína no tiene por qué suponer ningún problema y puede ayudarnos a estar más atentos, más despiertos, más activos.

Aunque según la especialista hay quienes toman las sodas y el café aun sin darse cuenta de la cantidad que están bebiendo.

Un hátito díficil de superar

En algunas personas es un hábito difícil de romper y a veces están tan aferradas a esas bebidas porque desde la infancia les acostumbraron a tomarlas.

Entérate: Publio Cortés renuncia como director de la Dirección General de Ingresos
El Dr. Aurelio Sánchez, especialista de la salud mental en el área privada, explicó que lo primero es diferenciar el abuso, que implica seguir consumiendo, a pesar de las consecuencias negativas. Luego aparece la dependencia, que es cuando no se puede estar un solo día sin el consumo del producto.

Sánchez aseguró que si se habla de género, los hombres son los más dependientes de estos productos.

Sobre el tema, lo más preocupante según el ministro de Salud, Miguel Mayo, es que la ingesta excesiva de bebidas con azúcares es una fuente innecesaria de calorías, por lo tanto, condicionan un aumento de peso que solo traerá problemas al individual.

 

$1.00
dos o tres veces al día para comprar soda.
$2.00
se gastan en café dos o tres veces al día.
$1.00
en agua invierten una sola vez al día.
Si existen deseos muy fuertes de consumir un producto, luego de consumirlo se siente feliz o alivia parte de los problemas emocionales que se tengan en el momento, se puede hablar de dependencia.
Define el alcohol, tabaco y la cafeína como drogas porque son sustancias psicoactivas capaces de modificar el estado de ánimo y la percepción de las cosas.
No dejes de leer