Estuvieron compartiendo durante cuatro meses. Eso les permitió conocerse y respetar más, pues cada uno aporta desde su realidad.
Llegaron a formar un gran "team" por Panamá. Se fortaleció el respeto entre ellos.
Llegaron a formar un gran "team" por Panamá. Se fortaleció el respeto entre ellos.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @periodistagil |
Lunes 24 de septiembre de 2018 08:15 PM

La noticia corrió como pólvora. Había la oportunidad de trabajo especialmente para personas con discapacidad.

¿Eso era posible en Panamá? Parecía un sueño, pero sí era real, y de eso da fe Roque Aizprúa, un panameño que fue amputado de su pierna izquierna desde 2015.

Una puerta interesante se abría...

Fue su amigo Raúl Andrade, quien se moviliza en silla de ruedas, el que le pasó el dato de que en Dino World estaban captando personal en Albrook.

Aizprúa no lo pensó dos veces y desde su residencia en Las Garzas de Pacora partió optimista en busca de esa oportunidad.

Y en efecto su plegaria fue escuchada, ya que fue seleccionado entre los colaboradores.

Para su sorpresa, 19 de los 20 empleados presentaban alguna discapacidad.

 

Debes leer: Más ternura, y cero violencia hacia los niños y niñas del país 

 

En Dino World, estos panameños no solo son guías para conocer las aventuras de los dinosaurios y su entorno, son el ambiente de inclusión, donde se predica la paz y el amor con múltiples mensajes de audio, braille y lenguaje de señas en esta exhibición, que tiene sus orígenes en Costa Rica.

El lugar de trabajos que todos merecen

En efecto, el objetivo de esta empresa es la convivencia fraterna cimentada en que todos somos seres especiales, que podemos contribuir con los demás, ser amados y respetados, explicó la administradora, Fabiola Rodríguez.

Juan Carlos Caballero es no vidente desde los 17 años y fue convocado a vivir esta experiencia. No obstante, apuesta a una sociedad más incluyente. Y esto tiene su razón de ser. Su coraje y preparación así lo demuestran.

Si de formación académica se trata, eso es lo de menos

“Podemos echar una empresa a andar y así lo hemos demostrado ciegos, sordos, amputados o en sillas de rueda. Terminé mis estudios en la Universidad Tecnológica de Panamá en Mercadeo y Comercio Internacional y en la Universidad del Istmo aprendí Producción de Radio y Locución”, acotó.

 

Entérate: Varela renueva compromiso de Panamá con desarrollo sostenible y la paz 

 

A su criterio, falta que los dueños de empresas interactúen con colaboradores con alguna discapacidad y se den cuenta de su talento.

En tanto, la joven Evelyn De León, otra colaboradora en silla de ruedas, recalcó que “la discapacidad no está en la mente, sino en el cuerpo, y eso no nos impide aportar a la sociedad”.

Siguen buscando más oportunidades

Empleos.  De acuerdo con el Departamento de Estadísticas del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral  (Mitradel), este año mil 509 personas con discapacidad se han acercado a la entidad para asesorarse por una oportunidad laboral.

De ese total, 966 fueron hombres y 543 mujeres. Este informe detalla que 267 acudieron solo en agosto pasado, el mes con más alta demanda.

Por otro lado, las estadísticas indican que solo 323 panameños han logrado ser insertados al mercado laboral, de los cuales 228 fueron varones y 95 mujeres. 

 

No dejes de leer