El parque nacional Camino de Cruces es uno de los más cercanos a la ciudad de Panamá algo que tiene ventajas y muchas desventajas.
Seis guardaparques cuidan el parque Camino de Cruces. Foto: Jesús Simmons
Seis guardaparques cuidan el parque Camino de Cruces. Foto: Jesús Simmons
ETIQUETAS:
[email protected] | @jesus06041973
Martes 05 de junio de 2018 12:00 AM

Con unas cinco mil hectáreas, el parque Camino de Cruces es uno de los bosques más cercanos a la ciudad de Panamá, algo que no le beneficia mucho.

Un parque importante para la ciudad

Y es que al estar tan cerca de la metrópolis, es atravesado por vías como la del Centenario, lo que provoca que la gente tire basura en cualquier lado.

También la extracción de madera ilegal es otra de las dificultades que ponen en riesgo al parque.

También puede leer: Extranjeros podrían denunciar ante la Corte Internacional de Derechos Humanos

Norma Ponce, encargada del Parque Camino de Cruces, expresó que tienen bastante casos de tala de manera ilegal.

Manifestó que los taladores de noche se han especializado, porque a las sierras le ponen una especie de silenciador.

La funcionaria agregó que la tarea de cuidar el parque no es fácil porque solo cuentan con seis guardaparques y en total son nueve funcionarios.

Hay pocos guardaparques

Ceiba, Poroporo, Espavé, Cocobolo, Papelillo, Corotú, Indio Desnudo, Barrigón, son algunos de los árboles que se pueden encontrar en el parque.

También hay ñeques, venados, diversidad de aves, gatos solo, serpientes, entre otras especies.

Entérate: Precaristas de Nueva Jerusalén se enfrentan con unidades de la Policía Nacional

Pero una de las funciones más importantes del parque Camino de Cruces es su cobertura boscosa que ayuda al cambio de la temperatura. Además producen agua para el Canal de Panamá.

Así lo expresó Ponce, ya que a pesar de estar en la cuenca baja es una de sus principales objetivos, pues tienen los ríos Cárdenas, Guabinoso, Pedro Miguel, Camitillo y Camarón.

Por otro lado tiene muchas quebradas como la Juan González, que no están en los mapas, pero los guardaparques saben de su existencia.

No dejes de leer