El Ministerio Público en la provincia de Chiriquí no descarta que se puedan imputar otros cargos a los acusados por la comisión de más delitos.
Comarca.
La quinta persona se trata de un menor de edad. Foto: Mayra Madrid.
ETIQUETAS:
Por:
Mayra Madrid/Corresponsal/Chiriquí -
[email protected] | @diaadiapa |
Domingo 23 de agosto de 2020 01:45 PM

 

Unidades del Servicio Nacional Aeronaval (Senan) continúan en el sector de Ñurum en la comarca Ngäbe Buglé, tratando de ubicar al quinto integrante de una secta religiosa que presuntamente golpeaba y abusaba sexualmente de menores de edad en la comunidad de Guayabal. 

 

La búsqueda de este quinto integrante, quien se trata de un menor de 17 años según ha confirmado el Ministerio Público a través de la fiscalía de Niñez y Adolescencia, se le ha girado una orden de aprehensión luego de receptar entrevistas algunos testigos y evidenciar que dan a conocer su presunta participación en los hechos. 

 

Se conoció por parte de la Fiscalía de Asuntos Indígenas que se mantienen en contacto con las unidades del Senan que permanecen en el lugar, quienes de registrarse otros indicios o la captura del menor que es requerido darlo a conocer de forma inmediata al Ministerio Público.

Leer también: Le dicen 'cochino' a vendedor de legumbres en Chiriquí, piden al Minsa sancionar

 

Se nombraba "Segundo Mesías" 

Han transcurrido más de ocho días de haber sido denunciado por una de las víctimas quien escapó del lugar donde existía una secta religiosa integrada por unas cinco personas, entre ellas una mujer, quienes se dedicaban presuntamente a maltratar a menores y abusar de ellos bajo falsedades de ser enviados de Dios en la tierra. El líder se nombraba el segundo Mesías.

 

Hasta ahora las autoridades en la provincia de Chiriquí han iniciado una investigación formal en contra de cuatro personas de 41, 38, 24 y un menor de 17 años a quien se le ha imputado cargos por los delitos contra la Libertad e Integridad Sexual (violación) y Maltrato en contra hasta ahora de dos menores de 10 y 13 años de edad.

 

El Ministerio Público en la provincia de Chiriquí no descarta que se puedan imputar otros cargos por la comisión de más delitos, como resultado de otras diligencias que se realizan.

Leer también: Patronal de Panamá dice que empleo formal permite mayor control de COVID-19
No dejes de leer