Se puso en riesgo la seguridad de los que viajaban en el autobús, porque los artefactos podrían explotar en cualquier momento por el calor.
Espantasuegras.
El artículo 93 de la Ley de Armas y Explosivos en Costa Rica, establece penas que van de tres a siete años de prisión para quien adquiera, comercie, transporte, almacene y venda cualquier artículo pirotécnico sin tener el permiso. Foto: Mayra Madrid.
ETIQUETAS:
Por:
Mayra Madrid/Corresponsal/Chiriquí -
[email protected] | @diaadiapa |
Domingo 15 de diciembre de 2019 01:00 PM

 

Oficiales de la Fuerza Pública de Costa Rica dieron con el decomiso de 60, 000 unidades de material pirotécnico conocido como "espantasuegras"
las cuales eran transportados en el maletero de un autobús desde Panamá. 

 

El decomiso lo hicieron los oficiales en el puesto de control del kilómetro 35, ubicado en Gaycará de Golfito, provincia de Puntarenas, área fronteriza entre Panamá y Costa Rica, momentos en que procedieron a inspeccionar el autobus como un trabajo rutina.

 

El Ministerio de Seguridad Pública informó  que por este caso, se detuvo a una mujer de apellido Fuentes, de 40 años de edad, como propietaria de los artefactos que estaban distribudos en 24 cajas que viajaban en el área del equipaje del vehículo de transporte colectivo.

 

Al ser abordada la propietaria de la pólvora,  indicó  a los oficiales que los artefactos pirotécnicos habían sido comprados en Panamá, pero que no contaba con las facturas correspondientes.

 

Ante este importante decomiso las autoridades presumen que dicha mercancía fue introducida a Costa Rica de contrabando por algún paso clansestino en la comunidad de Paso Canoas, en la frontera con Panamá.

 

Los agentes procedieron con el decomiso de la pólvora y presentaron a la propietaria de la mercancía  ante la Fiscalía de Corredores para las diligencias pertinentes.

Leer también: Colonenses quieren que les hagan una carretera hasta Belén

 

Puso en peligro a pasajeros 

El director de la Policía de Fronteras, comisionado Allan Obando, resaltó el actuar de los oficiales que dieron con la incautación de estos artefactos.

 

“Se puso en riesgo la seguridad de los que viajaban en el autobús, porque los artefactos podrían explotar en cualquier momento por el calor o debido a un fuerte golpe, este tipo de artefactos la ley establece que no pueden viajar en transporte colectivo”, afirmó Obando.

 

El artículo 93 de la Ley de Armas y Explosivos en Costa Rica, establece penas que van de tres a siete años de prisión para quien adquiera, comercie, transporte, almacene y venda cualquier artículo pirotécnico sin tener el permiso para realizar este tipo de actividades o que no cumpla con los requisitos exigidos por esa ley.

Leer también: Hubo hasta balas!, panameños roban camión blindado en Costa Rica
No dejes de leer