En tinta negra se plasmó la imagen de una estrella, un sol y la luna con la frase: “Tatúatelo para que lo entiendas bebé”.
La menor de 17 años quería ser maestra. Foto: Cortesía
La menor de 17 años quería ser maestra. Foto: Cortesía
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @b_ducreux |
Jueves 13 de diciembre de 2018 06:00 AM

Se llevó el tatuaje que tanto quería a la tumba.  No lo disfrutó. Se trata de Zulay Peña, de 17 años, quien se quitó la vida al ahorcarse con una soga, la madrugada del martes 11 de diciembre.

Ella vivía en la calle sin salida del cementerio de La Mitra, en La Chorrera, provincia de Panamá Oeste.

 

Ver: Feliz, pero reservada, así era Zulay, joven de 17 años que se ahorcó en La Mitra

 

La “peque” como la llamaban sus seres queridos, tres días antes de suicidarse; salió de su casa con su hermana Itzel Peña, de 21 años, a quien consideraba su mejor amiga. Ese día harían  algo que Zuly, como le decía la familia cariñosamente, anhelaba desde hace mucho tiempo, hacerse su tatuaje en una parte de su hombro.  

En tinta negra se plasmó la imagen de una estrella, sol y la luna, luego de pasar el dolor de la aguja, uno que trató de disimular con la hermana, pero sí estaba nerviosa, recordó Itzel. En el video, que subió a su cuenta de Instagram, se veía ansiosa, pero feliz de hacerse el tatuaje, miraba a la cámara mientras su hermana la filmaba. ¿Dolor? Ese lo escondió muy bien, no se quejó. 

Junto al video, también subió la foto del tatuaje terminado y escribió “Tatúatelo para que lo entiendas bebé”, una frase que solo ella sabía qué significaba.

 
Terminó una relación amorosa hace tres meses

 

La hermana contó a día a día que  “la peque” tuvo una relación hace tres meses, que lloró en su momento, pero luego lo superó (eso fue lo que le dijo a su familia).  Luego de este noviazgo siguió siendo ella misma, riendo, amorosa y contenta con todos. 

En el pueblo de La Mitra, lugar que alberga en su mayoría a gente que emigró del interior del país para tener una vida tranquila en familia y en la mitad de la ciudad, sus vecinos la recuerdan como una adolescente sonriente y risueña.

Ella pasaba y saludaba a los adultos mayores o “abuelos o señora tal...”, como ella le decía.  Intercambiaba palabras con estas personas, era agradable verla, dijeron sus vecinos.

 
Día de la madre

 

El sábado 8 de diciembre Zulay festejó junto a sus hermanas  y  bailaron hasta las 6:00 a.m. del día siguiente. “Yo había comprado unas cosas para celebrar. Ella me dijo "hermana quiero amanecer hasta las 9:00 a.m. [día siguiente. Dos días antes de su muerte]”, dijo Itzel. Es como si tuviese una lista de cosas por hacer, el tatuaje, amanecer en una fiesta... quería ser adulta, pero no lo logró. 

Ese Día de la Madre, su mamá le llamó la atención después de la medianoche por el bullicio de la música. “Mi mamá salió y dijo Itzel baja ese radio que los vecinos deben estar bravos. En este momento Zuly respondió: “No mamá, yo me quedaré amaneciendo y luego me iré hacerme el tatuaje”. A lo que la madre contestó: “Si tú no duermes, no te irás a hacer ningún tatuaje”. Ella aceptó sin berrinchar, pero no fue hasta las 6:00 am, cuando realmente se fue a dormir.

Como estaba agendado, a las 10:00 a.m Itzel la levantó para ir hacerse su anhelado tatuaje. Hasta el día de su fallecimiento Zulay actuó como de costumbre, esos dos días hizo lo normal: escuchar música, estar en su habitación, hablar con sus hermanas, comer... era su comportamiento habitual. 

Eto es lo que mantiene consternada a la familia, nada, pero nada, les indicaba o alertaba de que a la jovencita le sucedía algo o estaba planeando algo. El 11 de diciembre se colgó de una carriola en su habitación. 

 

Experta habla de las señales del suicidio

 

Según la psicóloga clínica Lizmaineth Hernández los signos de alerta de un posible suicidio son muy complejos, pero recalca que la depresión se esconde en la felicidad, tristeza, odio, entre otros. Según cifras oficiales, las edades más propensas son en la adolescencia, entre los 14 y 17 años, sobre todo porque los adolescente están descubriendo sus emociones. Es el momento en el que los padres y familiares deben estar más pendientes: "es en esta edad en la que los adolescentes están descubriendo sus emociones y a veces callan sus conflictos emocionales para no preocupar a los que quieren. No siempre el que ríe está feliz".

Agregó que se debe tener especial atención con los jóvenes reservados, que no expresan lo que realmente sientes, que son demasiado callados o que se aislan con facilidad: "lo recomendable es que como padres se hable con los hijos de todo tipo de temas sin juzgarlos o regañarlos". 

 

Despedirán a Zulay

 

Para todos los que desean despedir a Zulay Peña, mañana 14 de diciembre se estará realizando su sepelio en la Iglesia Casa del Afarero, en La Mitra;  a las  2:00 p.m.  No obstante, su cuerpo estará presente en su casa desde las 12:00 p.m.

No dejes de leer