Los quejidos del perro de Clarissa Ábrego provocaron que recibiera un correo de la administración de edificio.
Entrenará a su perro. Foto: Instagram
Entrenará a su perro. Foto: Instagram
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @SeleneRicord |
Martes 30 de julio de 2019 12:00 AM

Señores, tener un perro o una mascota no es relajo, es como tener un hijo, al punto de que se tiene que invertir en su crianza.

Resulta que aunque Clarissa Ábrego estaba tranquila, y no recibió ninguna notificación de denuncia por maltrato animal o algo por el estilo, sí le llegó un correo de la administración de su edificio, pues alguien se quejó por los " constantes quejidos" de su perro More. ¡Imagínese!

 

Para los que no sabían, la semana pasada, la presentadora de Medcom casi llegó a las lágrimas de la rabia... ella estaba muy molesta, porque en uno de sus post en Instagram, una mujer le escribió que la iba a denunciar por irresponsable, porque supuestamente dejaba al perro ladrando toda la noche, y que eso ya le había afectado hasta su economía, pues el inquilino que tenía en su departamento se fue porque ya no soportaba escuchar el llanto de More.

No se pierda: Pequeños del Hospital del Niño bailan y el Dr. Adkins lo postea en su cuenta
Sacará las garras por su hijo

Inmediatamente, Clarissa habló del tema en sus historias de Instagram y lo negó todo, pues mencionó que el que la conoce sabe que se lleva a su "hijo" para todos lados, hasta para algunas grabaciones. De hecho, muchas de sus amistades la apoyaron asegurando que eso era cierto. Lo que sí aclaró es que la noche anterior a su pega con esta persona, que ella cree que vive en su mismo edificio, la invitaron a salir de noche y que quizás durante ese tiempo, el perro sí se quejó porque no está acostumbrado.

Bueno, como no le gusta tener problemas con nadie y como piensa que todo este lío es una tontería, decidió entrenar a su mascota. "More se irá 15 días a un entrenamiento y luego regresa a casa".

Mire: Muere el venezolano Carlos Cruz-Díez, gran exponente del arte cinético

Eso sí, la china mocaccina aseguró que nada la perturbará, porque lo primero que preguntó fue que si en su edificio aceptaban mascotas. "Bueno, yo estoy feliz, a mí nadie me va a perturbar, yo voy a resolver para que nadie me moleste". ¡Ya saben!

Si después de entrenado, el problema con su perro continúa no sabe qué pasará porque ella es propietaria de su departamento, no vive alquilada.

No dejes de leer