El argentino confesó que su esposa es una madre espectacular.
Su princesa tiene dos meses. Foto: Instagram
Su princesa tiene dos meses. Foto: Instagram
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @SeleneRicord |
Domingo 16 de junio de 2019 06:15 AM

Contento, emocionado, así está Facundo Kroeck por celebrar su primer Día del Padre. ¡Felicidades!

Y es que el pasado 6 de abril se convirtió en papacito al darle la bienvenida a Mikaela Kroeck Clunie junto a su esposa Grace. Desde ese momento su vida cambió y no ha vuelto a ser igual, es mucho mejor y mejora a medida de que avanzan los días, pues va aprendiendo más y más.

Mire: Natalie Glebova y Dean Kelly, una pareja empoderada que recorre el mundo
'Su frijolito'

El excompetidor de Calle 7 mencionó que su princesa se porta superbién y que Grace es una mamá y una esposa espectacular, "hace mucho más que yo y trato de ayudarla en lo que puedo, pero la verdad es que me salva en muchas. Mikaela ya está riéndose y es increíble, cómo mira todo, observa, cuando me mira a la cara es un monumento hermoso que se frena todo". ¡Palabras de papá!

Día familiar

Como era de esperarse, para celebrar este día tan especial se irá a comer junto a sus padres y los de su esposa. "Será temprano porque tengo que trabajar en la final del torneo de RedBull Neymar Jr’s Five, pero estoy muy contento, va a quedar en el recuerdo como el primero y ya pienso lo que va a ser cuando Mika me haga regalos con sus propias manitos". ¡Pa' eso falta alguito!

No se pierda: Le llegaron las anheladas cervezas a Reik, hubo pintas para todos

Hace poquito, Grace presentó en sus redes sociales a su retoño, ¿a quién se parece? Estoy de acuerdo con el argentino, pues asegura que se parece a su mamá. "Se parece mucho a Grace pero es una mezcla, va cambiando todos los días, los ojos no están deifinidos, entre un verde, un castaño claro, pero cada vez que la veo es hermosa, tiene unos ojos que atrapan".

Facu mencionó que el tiempo está pasando muy rápido por lo que está disfrutando al máximo de esta nueva etapa. 

No dejes de leer