Ojalá que así como con las elecciones viene una renovación de autoridades, los reporteros renueven a sus entrevistados también.
El Titín. Foto: Ilustrativa
El Titín. Foto: Ilustrativa
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - DiaadiaPA |
Jueves 09 de mayo de 2019 12:00 AM

Ya pasaron las elecciones, pero inició la coquetería de los ganadores con algunos comunicadores de las televisoras dizque influyentes, pero también de periodistas de diferentes medios con algunos posibles funcionarios de altos mandos del nuevo gobierno para que les consideren para su oficina de relaciones públicas como sus jefes de prensa. Esto no es nuevo. Pasó en los gobiernos de Pérez Balladares, Moscoso, Torrijos, Martinelli y Varela. Desde hace mucho, cada 5 años, se activan las versiones periodísticas de "pollitos y pollitas en fuga" para pasar a la acera de los funcionarios de comunicación del Estado. Esto, en un país donde cada vez hay menos oportunidad en los medios, se comprende. Lo asqueroso es que, en los dos meses de campaña que culminaron el domingo, algunos comunicadores, sin asco alguno, hayan hecho campaña por ellos mismos usando sus espacios en radio, televisión y prensa escrita. Prepárese para ver cómo se mueven de un lado a otro unas semanas antes de toma de posesión. Literales Saltamontes. ¿Y la credibilidad pa' cuándo?

Otro aspecto que ha quedado en evidencia en estas elecciones es la "expertise en todo" de ciertos comentaristas de televisión, periodistas y hasta presentadores de entretenimiento que parece saben tanto de política y de cómo resolver las necesidades de este país, que post elecciones no solo quieren decirle al mandatario electo qué hay que hacer, cómo hay que hacerlo y hasta lo regañan en televisión nacional. Sí, aquí los presentadores, sobre todo los de los noticiarios matutinos de televisión y radio, regañan a las autoridades, indirectamente les faltan el respeto o, peor aún, en nombre de la libertad de expresión o el periodismo y sin disimulo, los ofenden con visceralidad. Sería bueno verlos un minuto en un cargo público y ver si lo que tanto cacarean y piden a los demás, lo ponen en práctica ellos. El periodismo es el vigilante de la cosa pública y él cuenta las historias que pueden interesarle a las mayorías… no a los intereses personales. ¿Comprenden eso?

Mire: Almodóvar confiesa que intentaron abusar de él en su colegio de curas

En ese comprender, esto va directo y sin escala a los productores de noticias y encargados de contenidos informativos de Telemetro, TVN y Nex. ¿En qué escuela estudiaron periodismo para reportarla? ¿En qué escuela de periodismo no les enseñaron la diferencia entre un politólogo –que es la persona que estudió politología- y un opinador de paja? ¿En qué escuela de periodismo no les enseñaron la diferencia entre un analista político y un o una equis que se creen que con alaridos o por alzar más la voz es analista del acontecer nacional? De verdad, es abominable mucho de lo que presentaron y presentan como expertos en análisis político. No hay que ser experto en nada para percatarse de que la mayoría de las opiniones son sesgadas y con el hígado a favor o en contra de alguien. Eso, lo puedo hacer hasta yo que no sé nada de nada y soy experto en nada. ¡Renueven!

Ojalá que así como con las elecciones viene una renovación de autoridades, los reporteros renueven a sus entrevistados también. Estoy por pensar que o son muy vagos o que nadie los supervisa -por no pensar algo peor- porque no puede ser que sean siempre o exfuncionarios o los mismos abogados o los mismos seudo expertos a los que se recurran para ciertos temas. No hay necesidad ni de monitorear los canales porque siempre son los mismos que desfilan cual Miss o Mr. por todas las pantallas. Pan de lo mismo. ¡Actualicen sus agendas de fuentes, busquen a otros expertos, salgan a reportear de verdad! ¡Va-go!

No se pierda: Atacan a Kathy por no mostrar la cara de su bebé... comparada con la duquesa

Por último, para cerrar mis columnas sobre y por elecciones, yo he aplaudido en varias de mis publicaciones el trabajo serio y profesional que hace César Camaño, uno de los periodistas jóvenes de Telemetro. Con él y sus reportajes admito que he aprendido mucho sobre tecnología, pero ayer mientras monitoreaba Calle 7 lo vi ahí jugando a hacer entrevistas a los participantes de ese game show que por elecciones tienen una dinámica dizque de ser candidatos a cargos de elección popular. Esto es sencillo. ¿O quién está a cargo de talentos de Telemetro no está haciendo su trabajo o no hay control-cuidado en Telemetro Reporta de sus caras de noticias? Calle 7 de serio no tiene nada y unas elecciones de juego, tampoco. Que se haga dinámicas con los talentos de este game show está OK, pero un periodista "serio" que quiere hacer un nombre "serio", no participa en Calle 7. Punto. ¿Alguien por la 12 de octubre puede comprender que los reporteros, los anchors y talentos del área de información no pueden ser parte de juegos de entretenimiento? No quiero pensar que el Sr. Camaño se mareó en un ladrillo con eso de salir en televisión y ya se cree famoso. Es muy joven, aún en pañales construyendo una carrera que le debe dar credibilidad y nombre con el tiempo, si la lleva bien. No la dañe por figurar. Ubíquese en sus espacios a cuadro. Y ustedes, Producción de Telemetro Reporta ¿Esto qué es? ¿Y la credibilidad de sus caras? Se salvan que no son los tiempos de Catya Vargas. Ya lo tuvieran castigado y los memos-puteos llegándole. ¡Se salvan!

El periodismo es el vigilante de la cosa pública y él cuenta las historias que pueden interesarle a las mayorías? no a los intereses personales.

No dejes de leer