Visualmente la propuesta estuvo correcta, una buena dirección de cámaras, buen ritmo para ser largo y con buenos reportajes.
Foto: Ilustrativa
Foto: Ilustrativa
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @DiaaDiaPA |
Jueves 24 de octubre de 2019 12:00 AM

Ya casi finaliza octubre y con ello entramos en la recta final del año. Un año muy difícil para los medios de comunicación y para los talentos de la industria televisiva.

Un año de definiciones estratégicas, de movimientos de fichas, de terminación de relaciones laborales, de pocas apuestas de producción hecha en casa.

Un año de proyectos que podían resultar riesgosos, de poca publicidad en los medios tradicionales, pero también un año que nos obligó a todos a ser más creativos. Un año en que los que aún estamos en la industria somos literales "survivors" de esta arena movediza llamada medios de comunicación social.

Para que usted que me lee comprenda mejor lo difícil que ha sido el año, hasta las campañas de prevención del cáncer que se hacían en octubre han sido muy-muy pobres. Las que están al aire son como "por cumplir" con lo políticamente correcto. Sin fuerza, poco creativas, de zonas comunes. Como para que no digamos que se les olvidó sumarse.

Lo que sí no se olvidó este año y sobrevivió a todo los tsunamis presupuestarios fue el proyecto Talenpro de la Fundación Puertas Abiertas que dirige la Señora Erika Ender y que pudimos ver el domingo.

 

Mire: Cardi B aparecerá en la novena película de 'Fast & Furious'

A diferencia de su primer año, que era como ensayo y error, Talenpro corrigió todos los errores y salió airoso en su gala de casi tres horas con invitados internacionales de altísimo nivel.

Más allá de que parece que a la Sra. Ender la asesoró en estilismo la misma persona que a Ivette Cordovez para Excelencia Educativa por ese escote desubicado para la ocasión, Talenpro fue una de esas noches que sirven como válvula de escape de positivismo para el país.

Es uno de esos proyectos-gaznatadas que nos dicen –por los participantes- que hay esperanza, que hay gente que quiere hacer las cosas bien y que los jóvenes no están nada perdidos como llevan años un montón de adultos diciéndonos.

Y es que este es un proyecto de jóvenes para jóvenes. Es una apuesta de Fundación Puertas Abiertas precisamente para que los jóvenes estén abiertos a expresarse, a manifestar su pensar, a visualizar el país que quieren y a trabajar por ello. Es una apuesta de ellos para ellos y eso se aplaude.

Este año, los encargados internacionales de llevar la conducción del show fueron el Sr. Ismael Cala Ex presentador de CNN en Español, la Sra. Patricia Manterola Cantante y actriz mexicana y por Panamá Nathalia González Copresentadora de Jelou! de TVN y Marco Oses Copresentador de Calle7 de Telemetro. De ellos tengo que decir que fueron muy correctos. Ninguno quiso ser –a diferencia de participaciones en otros proyectos- el rey del arroz con pollo o el que llamara la atención. Los 4 dieron el espacio para que los protagonistas fueran los jóvenes, como debe y siempre debe ser.

No se pierda: 'Me da lo mismo si me odian o no', dijo un intoxicado Tego Calderón

La producción se encargó de tener en Panamá a un jurado internacional, sin demeritar al local, de altísimo nivel. Son pocos, -por no decir ningún-, los proyectos que pueden decir que han reunido en un mismo show a gente tan VIP en el mundo del entretenimiento como este año lo hicieron los encargados de Talenpro. ¡Wao!

Visualmente la propuesta estuvo correcta, una buena dirección de cámaras, buen ritmo para ser largo y con buenos reportajes complementarios al show en directo.

¿Qué creo debe mejorar la producción? Que al hacerlo con tanto talento internacional, se pierde el espíritu nacional. Sí, es maravilloso tener luminarias internacionales para hacerlo atractivo al local, pero el componente de sabor a Panamá no se puede quedar por fuera. En eso hubo ausencia de balance de caras locales a nivel de importancia, por lo menos entre los host para sentirlo mucho más nuestro. Pero de que es una gaznatada a los que no creen en Panamá, a los alarmistas de profesión y a los que yo llamo "gente fin de mundo", ¡lo es! ¡Sóbense!

No dejes de leer