TVN y Nex no movieron sus actuales fichas matutinas porque saben que como equipo tienen que seguir ofreciéndose en una oferta que ahora es de tú a tú.
Foto: Ilustrativa
Foto: Ilustrativa
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @DiaaDiaPA |
Jueves 22 de agosto de 2019 12:00 AM

El secreto a voces se cumplió. Álvaro Alvarado dejó el noticiario matutino de Telemetro Reporta y detrás de esa salida han aparecido todo tipo de especulaciones abismalmente opuestas a los motivos que el señor Alvarado dijo eran por los que se iba de la corporación de la 12 de octubre como conductor de los matutinos informativos.

Como siempre he criticado la especulación en el periodismo, no seré parte de ello y centraré la crítica en lo que sale al aire.

Alvarado es un talento que despierta todo tipo de pasiones. Desde la gente que lo ama con locura y pasión hasta la gente que lo aborrece con todas sus fuerzas. Eso él lo sabía, lo sabían sus productores y jefes. Como personaje supo manejar a su favor perfectamente los sentimientos que despertaba llegando a convertirse en un "nombre-marca" más allá de las pantallas. Un hombre con poder mediático. En mi caso cuando tuve que criticarlo duro, lo hice, cuando tuve que felicitarle también. De él nunca recibí un irrespeto, tampoco un reclamo, por muy dura que mi crítica fuese a lo que hacía. Yo no le creía todo lo que salía en su espacio, pero reconocía su poder, poder que muchos otros de sus colegas añoraban, a pesar de que lo criticaban.

Lo cierto es que independientemente de si gustara o no su trabajo o él como personaje, el Sr. Alvarado se convirtió en el talento de noticias que más exclusivas obtuvo, independientemente del cómo las lograba o quiénes eran los personajes que hablaban primero en Telemetro AM., antes que con los demás. En las mañanas había que ver qué sacaba Álvaro para ver por donde se moverían los hilos de la agenda informativa del día. Ese espacio le dio poder y él lo sabía, pero también lo sabían sus detractores, también los políticos y politiqueros, también los empresarios. Logró tener fuentes de "entero crédito" obteniendo primicias donde obligatoriamente se tenían que montar el resto de los medios.

Nunca fui fanático de su estilo de presentar noticias y mucho menos de cómo muchas veces su hígado superaba a la razón y al balance periodístico para emitir comentarios sobre un hecho o personaje noticioso. Logró que no se hablara de la "edición matutina de Telemetro" y sí del "noticiero de Álvaro".

Ya Alvarado no está en el día a día. Ya es periódico de ayer en cuanto a la parrilla matutina de los canales de televisión. Ahora la televisión se movió y con ello también sus competidores que ven en esta salida –aunque lo nieguen- un espacio para competir más directamente entre ellos.

Telemetro Reporta replanteó su espacio matutino ahora conducido por Atenógenes Rodríguez, una "cara" conocida y de confianza de Telemetro. Una cara con un estilo diferente al de Alvarado y a la que no había que crearle identidad porque es desde siempre ADN Telemetro. Reforzaron con una campaña de mercadeo donde hablan más de equipo de noticias que de personaje, lo que te dice claramente que no van a personalizar el espacio. Vuelven a su esencia de equipo noticioso, más que de "el espacio de". Se fueron a lo seguro.

TVN y Nex no movieron sus actuales fichas matutinas porque saben que como equipo tienen que seguir ofreciéndose en una oferta que ahora sí es de tú a tú. Ahora compiten equipos de noticias contra equipos de noticias. Ya no es equipos contra un talento-personaje-marca. ¿Entiende usted lo que esto en asuntos corporativos y de audiencia significa?

Estamos ante el regreso de una oferta televisiva de equipo. En otras palabras, ante la esencia de un noticiario: el trabajo en equipo y no la personalización de un espacio.

El reto de Telemetro es volver a ser una oferta de equipo de noticias. Rescatar lo bueno del espacio que antes manejaba el Sr. Alvarado y reforzar la marca Telemetro Reporta, sin personalismos, sin vacas sagradas y mantener la audiencia cautiva que tenía Alvarado.

Mire: HBO estrena el documental 'Farruko: En letra de otro'

El reto de TVN y Nex es aprovechar el vacío que deja Alvarado entre sus seguidores y robárselos a pantalla 13.

Esto se traduce en algo muy sencillo, volver a la esencia del periodismo. Va a ganar, ahora, el que mejor lo haga y mayor credibilidad ante la gente gane como fuerza informativa en equipo. El equipo que conecte y genere empatía con las audiencias. El que permita que salga la gente informada de sus casas. Esto se pone interesante.

TVN y Nex no movieron sus actuales fichas matutinas porque saben que como equipo tienen que seguir ofreciéndose en una oferta que ahora sí es de tú a tú.

No se pierda:  Sony y Marvel rompen: ¿Está en juego el futuro de 'Spider-Man'?