La portera expuso las diferencias que existen entre el balompié istmeño en comparación con el ecuatoriano.
ETIQUETAS:
Por:
Enyoline Barría -
[email protected] | @EnyBarria |
Martes 27 de agosto de 2019 12:00 AM

 

Cuando Farissa Córdoba dejó atrás su trabajo como ingeniera mecánica para representar a la selección femenina de fútbol de Panamá en el pasado Premundial de la Concacaf, jamás pensó que las puertas en este deporte se le seguirían abriendo.

 

"La verdad es que fue una decisión renunciar a su empleo que en su momento, cuando la tomé, no fue pensando en que oportunidades como esta, de estar fuera del país, fuesen a ocurrir", empezó diciendo la portera, quien desde marzo pasado milita en el club Ñañas, en Ecuador.

 

Córdoba expuso las diferencias que existen entre el balompié istmeño en comparación con el ecuatoriano.

 
VER TAMBIÉN: La historia de la futbolista que renunció a su trabajo para jugar con Panamá

 

"En Ecuador ves una liga que tiene 22 equipos, serie B y serie de ascenso, eso te hace ver que debes siempre buscar lo mejor, porque detrás tuyo tienes a diez chicas o más, esperando para estar en tu posición", comentó la jugadora.

 

"En Panamá hay veces que una jugadora no llega a sus entrenamientos, pero juega el partido porque no hay más jugadoras. En cambio, acá en el Ñañas, de Ecuador somos cuatro porteras... ¿crees que uno se puede dar el lujo de llegar tarde a un entrenamiento?, y mucho menos a un juego", agregó.

 

Sin embargo, Farissa tiene un truco para estar siempre lista con miras a la competencia por su sitio en el equipo.

 

VER TAMBIÉN: Las 'Jackson 5' de la 'sele' cuentan por qué se dejaron crecer su afro

 

"No fallo en escuchar a Danger Man fallecido reguesero panameño antes de un juego. No soy de escuchar reggae, pero a él sí. Él era otra cosa. Es que lo escuchas y tu mente piensa: 'No me importa quién venga', 'Ven como tú quieras', para mí, él no pasa de moda", expresó.

 

Para finalizar, Córdoba aplaudió las recientes salidas de algunas de sus compatriotas hacia otros países.

 

"Nos da una señal positiva del talento que hay en Panamá, talento al que anteriormente no se le prestaba atención. La idea es que cada vez sean más las que estén en el extranjero, y que las locales también se motiven en ser más profesionales dentro y fuera de la cancha para que no se rompa el ciclo y las futuras generaciones tengan mejores oportunidades", sentenció la guardameta.


En la liga ecuatoriana.

29


años tiene la panameña.

Debemos educar a las jugadoras en los beneficios del estudio.

¿Futuro? La verdad es que no he estado tan preocupada en ello Porque ya tengo una edad 29 años donde uno inicia a pensar en salir de las canchas.

13


de marzo de este año llegó a Ecuador.

1.81


metros de altura mide Córdoba.

 

No dejes de leer