Rod Carew dijo que su prueba para firmar con los Mellizos, la hizo con el uniforme de Tony Oliva.
ETIQUETAS:
Por:
Humberto Cornejo O. -
[email protected] | @cornejohumberto |
Lunes 01 de junio de 2020 12:00 AM

 

El libro biográfico del exgrandes ligas panameño Rod Carew sigue revelando muchos capítulos interesantes de su vida, como el momento en el que firmó con los Mellizos de Minnesota y el instante enel que Tony Oliva y Kirby Puckett llevaron el féretro de su hija, que falleció por leucemia.

 

En esta obra llamada "One Tough Out: Fighting Off Life's Curveballs", Carew describe el momento en el que un "scout" de los Mellizos lo vio y firmó en las narices de los Yanquis de Nueva York.

 

El jefe de la finca de los Mellizos, Hal Keller, organizó la prueba cuando el equipo viajó al Bronx para enfrentar a los Yanquis de Nueva York. Carew, con 18 años, fue vestido con el uniforme de la estrella cubana Tony Oliva, y en sus dos primera rondas ofensivas conectó cuatro cuadrangulares.

 

Ver También: 'Pensé en quitarme la vida'

 

"El mánager de los Mellizos Sam Mele ya había visto suficiente. Vino corriendo y dijo: '¡Saquen a ese niño de allí!', me envió a la segunda base para agarrar algunos rodados antes de que los Yankquis descubrieran lo que estaba sucediendo", dijo Carew, en una entrevista al Boston Herald.

 

En el libro, Carew destaca que el estratega de los Mellizos quedó preocupado que le hicieran otra oferta, porque vivía en la parte trasera del Yankee Stadium. Pero el 25 de junio de 1964, un día después de la graduación de la escuela secundaria, Minnesota se hizo de los servicios del istmeño con un bono de $5 mil y un salario mensual de 400 dólares, además fue asignado a la liga "Rookie" de Florida.

 

Ver También: Freddy Herrera no se rindió ante el bate de madera

 

De igual forma, el miembro del Salón de la Fama recuerda el funeral de su hija, que se realizó en el United Hebrew Brotherhood Cemetery.

 

"Llevaba una de sus camisetas favoritas. Era morada, su color favorito. Esos pequeños gestos significaron mucho para nosotros. Pero no fue nada comparado con lo que sucedió durante el entierro. Nevó. No fue por mucho tiempo, lo suficiente para que todos absorban el poder del momento. Miré hacia el cielo y pensé: 'Ahora está en paz'", expresó Carew, quien indicó que su hija siempre había querido ver nevar.

 

 



ganó siete títulos de bateo.

74


años tiene Rod Carew.

Cada vez que me preguntan por mi día favorito o más memorable en el béisbol, la respuesta es el 26 de junio de 1977.

El mánager de los Mellizos Sam Mele ya había visto suficiente. Vino corriendo y dijo: '¡Saquen a ese niño de allí!', me envió a la segunda base para agarrar algunos rodados antes de que los Yanquis descubrieran lo que estaba sucediendo.

1991


ingresó al Salón de la Fama de las Grandes Ligas.

19


temporadas jugó Carew en las Mayores.

No dejes de leer