Los panameños fueron elegidos entre los mejores relevistas de la historia de los Yanquis de Nueva York.
ETIQUETAS:
Por:
Humberto Cornejo O. -
[email protected] | @cornejohumberto |
Miércoles 10 de junio de 2020 12:00 AM

 

La trayectoria de los lanzadores panameños Mariano Rivera y Ramiro Mendoza fue destacada ayer por las Grandes Ligas, al considerarlos entre los mejores relevistas de la historia de los Yanquis de Nueva York.

 

Rivera encabeza el listado, al ser el líder histórico de salvamentos (625) en las Grandes Ligas y ser el único jugador en ingresar al Salón de la Fama con el 100% de los votos.

 

"El derecho ganó cinco anillos de Serie Mundial con los Yanquis. Su promedio de carreras limpias de 2.21 es el mejor entre los lanzadores con al menos mil episodios trabajados, desde que la efectividad se convirtió en una estadística oficial al principio de la década de 1910", escribió Bryan Hoch, quien tiene más de una década trabajando para las Grandes Ligas.

 

Ver También: El corazón le late como un Maserati

 

El "Expreso de Puerto Caimito" también fue convocado a 13 Juegos de Estrellas y tuvo 30 salvamentos o más en 15 de sus campañas. Además, tiene el récord de 42 rescates y efectividad de 0.70, en 96 presentaciones de postemporada.

 

Según Hoch, "Mo" es escoltado por Rich Gossage, Sparky Lyle, Johnny Murphy y Dave Righetti para completar los cinco primeros lugares.

 

Ver También: Bethancourt es el dueño de los rescates

 

Por su parte, Ramiro aparece en la octava posición de la lista, en la que destacan su valioso trabajo para conseguir los anillos de Serie Mundial bajo la dirección de Joe Torre.

 

"El Brujo" tuvo su mejor temporada en 1998, cuando dejó marca de 10-2 con efectividad de 3.25, en 41 presentaciones, incluyendo 14 aperturas", reconoció Hoch.

 

 



"Mo" ganó cinco anillos de Serie Mundial con los Yanquis de Nueva York, en 19 temporadas en las Grandes Ligas.

82


victorias logró Mariano Rivera.

59


triunfos obtuvo Mendoza.

278


partidos jugó Ramiro con los Yanquis.

No dejes de leer