El herrerano no dudó en decir que siempre fue muy incómodo batearle a Mariano Rivera.
ETIQUETAS:
Por:
Humberto Cornejo O. -
[email protected] | @cornejohumberto |
Miércoles 06 de mayo de 2020 12:00 AM

 

 

Puede ser que el exgrandes ligas panameño Olmedo Sáenz le haya dado sendos cuadrangulares a miembros del Salón de la Fama como Roger Clemens y Pedro Martínez, pero había un serpentinero que le ocasionaba dolores de cabeza cada vez que lo enfrentaban en el diamante.

 

Y es que Sáenz no dudó en decir que siempre fue muy incómodo batearle al excerrador de los Yanquis de Nueva York, su compatriota Mariano Rivera.

 

"Con Mariano era una pesadilla. Era un lanzador muy incómodo, porque era dominante. No fallaba en la localización, donde quería meter la bola, con velocidad o movimiento, la ponía. Las veces que le batié a Mariano se me hizo muy incómodo. Cuando lo enfrentaba solo buscaba hacer contacto y que no me partiera el bate", dijo Sáenz en una entrevista a MLBPTY.

 

"También le pude conectar un jonrón a Mariano, pero la batalla la ganó él, ya que fueron muchas más las veces que me dominó. Me llevo la satisfacción de que nunca me llegó a ponchar y se lo he dicho", agregó el istmeño.

 

Ver También: Kelly y los cambios en la liga mexicana

 

Al hablar de Mariano Rivera y los Yanquis de Nueva York, Sáenz recordó el momento en el que los "Bombarderos del Bronx" eliminaron a los Atléticos de Oakland, en la Serie Divisional de la Liga Americana del 2000.

 

 

"Me da tristeza porque estuvimos a un paso de ir al campeonato de la Liga Americana. Teníamos dos victorias, la serie era al mejor de cinco partidos, pero los Yanquis vinieron de atrás y ganaron la serie", manifestó Saénz, quien debutó en 1994 en las Mayores, con la organización de los Medias Blancas de Chicago.

 

Ver también: 'Yuma' domina la liga con sus cañonazos

 

"Teníamos un tremendo equipo. La identidad eran nuestros lanzadores. Nunca pensamos que Barry Zito, Tim Hudson y Mark Mulder pudieran perder tres partidos seguidos. Pero le di un batazo importante a Rogers Clemens", agregó.

 

Sáenz también recordó el momento en el que pensó en el retiro.

 

"Me rompí el tendón de Aquiles y me tomó 18 meses recuperarme. Mentalmente me agotó y pensé en retirarme. En ese momento me llamó Carl "Chico" Heron para jugar en la selección de Panamá, que iba a participar en el Mundial de Cuba 2003. No quería, pero "Chico", junto a Omar Moreno, me convencieron. Llegamos a disputar la final contra Cuba", destacó Sáenz.

 

"Después me fui a jugar pelota invernal a Puerto Rico y sentí que estaba recuperado. Ahí nació la oportunidad de firmar con los Dodgers", finalizó.

 

 


Jugó para Medias Blancas, Atléticos y Dodgers.

49


años tiene Olmedo Sáenz.

También le pude conectar un jonrón a Mariano, pero la batalla la ganó él, ya que fueron muchas más las veces que me dominó.

Con Mariano era una pesadilla. Era un lanzador muy incómodo, porque era dominante. No fallaba en la localización, donde quería meter la bola, con velocidad o movimiento, la ponía. Las veces que le batié a Mariano se me hizo muy incómodo. Cuando lo enfrentaba solo buscaba hacer contacto y que no me partiera el bate.

1994


debutó Olmedo Sáenz en las Grandes Ligas.

2006


Sáenz jugó con Panamá el Clásico Mundial.

 

No dejes de leer