Algunas de sus luchas se mantienen. Por ejemplo, la falta de oportunidades laborales parecen ser un mal de nunca acabar.
Esperan que alguna autoridad se digne escuchar sus plegarias. Foto: Didier Hernán Gil
Esperan que alguna autoridad se digne escuchar sus plegarias. Foto: Didier Hernán Gil
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @periodistagil |
Viernes 16 de noviembre de 2018 05:30 PM

El presidente de la Unión Nacional de Ciegos de Panamá (UNCP), Miguel Vega, habló alto y claro.

Este organismo cumple este 17 de noviembre, 56 años de servicio a la comunidad y capacitación a las personas con discapacidad visual en el país.

No obstante, algunas de sus luchas se mantienen.  Por ejemplo, la falta de oportunidades laborales parecen ser un mal de nunca acabar.

 

Sí existe discriminación y no se puede ocultar

Por este descontento de décadas, Vega considera que "aunque se diga que no existe discriminación, sí adolecemos de ese mal, porque son capacitados [las personas con discapacidad], pero no llamados a ocupar una plaza de trabajo".

Lo anterior es solo un trago amargo, pues hay más. Y es que a criterio del presidente de la UNCP hay otro cáncer. "En parte porque en las instituciones asignan a personas que no están identificadas con las personas con discapacidad".

 

Lea también: Vida después de la muerte, con la donación de órganos 

 

No obstante, esto pudiera tener un remedio. En efecto, se ha adolecido de una campaña que dé a conocer a los empresarios todas las habilidades  y conocimientos que tienen estas personas, ya que se ha avanzado en capacitación escolar y en formación universitaria.

Todavía la sociedad impone sus barreras

Sin embargo, hay muchas dudas y hasta temor en la contratación de una persona con discapacidad. 

"Esperamos que el gobierno abra los oídos. Queremos que tanto el presidente, así como los ministros no solo manden mensajeros. Queremos que ellos vengan y palpen todo lo que hacemos, valoren cuál es la ayuda que nos tienen que dar acorde a la Ley 25 del 10 de julio de 2007 y con la Convención Internacional de los Derechos Humanos".

Esto se refiere a la asignación de recursos humanos a la UNCP, también de más apoyo económico y en la movilización o transporte. Cabe resaltar que el traslado es costoso para esta población para participar de plenarias y convenciones.

Muchas veces, la UNCP se siente atada con los pocos recursos que reciben, ya que los fondos que reciben deben ser utilizados exclusivamente en alimentación y no para otras necesidades de los no videntes.

 

Entérate: Unas 40 mil personas podrán realizar su voto adelantado para elecciones 2019 

 

No se puede comprar lo mismo con el dinero de siempre

Este medio pudo conocer que la Unión Nacional de Ciegos de Panamá recibe del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), desde hace 10 años, mil dólares mensuales. Son 12 mil dólares al año.

Empero, a criterio de Vega, ese recurso debería ser tres veces más, es decir, unos 36 mil dólares.

Esto se justifica, con el hecho de que las autoridades solicitaron que se elevara la Escuela Nacional de Ciegos a categoría de albergue. Esto obligó a la UNCP a modificar los estatutos y se hizo.

Así las cosas, hoy día tienen 35 personas internas en el albergue y unas 40 personas en capacitación constante, con el objetivo de ser emprendedores, por ejemplo.

No dejes de leer