Cada vez que llovía en Villa Mireya un grupo de niños jugaba en las zanjas y alcantarillas donde está la parroquia, esta vez el juego terminó mal.
La comunidad está consternada. Foto: Jesús Simmons
La comunidad está consternada. Foto: Jesús Simmons
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @jesus06041973 |
Sábado 08 de junio de 2019 07:00 AM

En la comunidad de Villa Mireya, en el distrito de Capira, Panamá Oeste, era normal cada vez que llovía,  que un grupo de niños jugaran en la zanja que está frente a la parroquia Medalla Milagrosa, desde donde se deslizaban aprovechando la fuerte corriente de agua.

La cuneta era como una especie de tobogán para los chicos, quienes en su recorrido ingresaban y salían por varios  "manhole".

Esto fue lo que hacían la tarde del jueves 6 de junio de 2019,  unos seis niños de esta barriada, pero en esta ocasión el juego no salió como acostrumbraban los muchachos.

Uno de ellos murió cuando no salió de la alcantarilla y se ahogó.

 

La mamá de "Bebesón" está embarazada y desolada por la muerte de su hijo

 

"Bebesón", así le decían sus amiguitos al niño de 12 años, quien perdió la vida en la especie de tobogan que ellos se inventaron.

Según los vecinos cada vez que caía una tormenta los muchachos jugaban fútbol detrás de la parroquia y luego se metían a la zanja a jugar al tobogán.

 

Manifestaron que no era la primera vez que un chico sufría un accidente por ese tipo de juegos.

Y es que una vez uno se lanzó, pero como era delgado pudo salir de la alcantarilla todo raspado y golpeado.

Esto no ocurrió con "Bebesón" de quien dijeron era gordito, algo que pudo haber sido un factor para que se quedara atorado en la tubería.

Es más ni siquiera lo habían invitado a jugar el día del accidente.

 

 
También puede leer: Lo que inició como un juego, acabó con la vida del niño en Villa Mireya, Capira

 

"El día del accidente él vino a comprarme unos caramelos, le dije que los tenía a 0.15 y me pidió tres. También me compró unas galletas, se gastó como 0.60 centésimos en burundangas y me dijo que iba para la casa", comentó el dueño de la tienda de la comunidad.

En la mañana del viernes 7 de junio de 2019, los funcionarios del Ministerio Público y la Policía Nacional llegaron a Villa Mireya para hacer mediciones y recolectar datos para la investigación del accidente que dejó a un menor de edad fallecido.

Los vecinos lamentan lo ocurrido, ya que a pesar de que todos veían a los niños jugar en las alcantarillas nadie hizo nada para que no arriesgaran sus vidas con ese juego que a la final resultó ser peligroso y mortal.

 

La comunidad de Villa Mireya está desolada con lo sucedido

Con el objetivo de que la historia se vuelva a repetir, uno de los vecinos construyó una rejilla y la instaló en la entrada de la alcantarilla donde "Bebesón" estuvo atrapado por 45 minutos, lamentablemente todo lo que lucharon los bomberos y los residentes de la comunidad no sirvieron de nada.

"Nunca esta comunidad se había unido como en esta ocasión. Todo el mundo estaba aquí ayudando en las labores de rescate,  lo malo fue que Dios no nos dio el premio, que era rescatar al niño con vida", expresó uno de los vecinos.

 

Entérate: Juego de chiquillos le costó la vida a niño de 12 años en Villa Mireya, Capira

 

Tobogán

*Los niños se metían en la zanja que está frente a la parroquia.

*Desde ese punto la corriente de agua los pasaba por un "manhole", luego salían y seguían por la zanja e ingresaban a otra tubería y luego seguían la travesía hasta la otra tubería donde ponían los pies para que la corriente no los metiera en ella porque el diametro era más pequeño que las dos anteriores.

*Según las autoridades "Bebesón# recorrió unos 40 metros desde el punto de su ingreso a la zanja hasta donde se quedó atorado.

*Los vecinos estiman que por la fuerte corriente que había en la zanja, los chicos viajaban por las cunetas a unos 30 kilómetros por hora.

No dejes de leer