El hombre lamenta que hasta su familia perdió por estar detenido injustamente.
Félix no tiene trabajo, intenta volver a surgir con su taller de chapisteria. Foto: Jean C. Díaz
Félix no tiene trabajo, intenta volver a surgir con su taller de chapisteria. Foto: Jean C. Díaz
ETIQUETAS:
Por:
Jean Carlos Díaz -
[email protected] | @jeandiaz1331 |
Martes 10 de julio de 2018 12:00 PM

 

"Me quitó seis años y medio de mi vida".  Félix Manuel Rosario Brujan busca la manera de empezar de cero... con una mirada triste comenta que ahora le queda ver qué hace luego de salir libre de culpa tras haber sido acusado como cómplice en el secuestro y asesinato de cinco jóvenes de ascendencia asiática en La Chorrera, entre los años 2010 y 2011.

 

Vea además: Panameños en pie de guerra, salen a protestar contra el aumento de la luz

 


Él acudió este martes 10 de julio a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a notificarse sobre el fallo que lo declara inocente de los supuestos delitos de homicidio y secuestro.


Sostuvo que fue Alcibiades Méndez, quien dijo que él le había prestado un carro para cometer el delito. Apunta que todo surgió por una venganza, puesto que Méndez había dejado un lote al lado de su casa y que él vendió, eso se le quedó en la cabeza y cuando quedó preso por el caso de los jóvenes, lo involucró.


Afirmó que está contemplando demandar al Estado, pues perdió a sus hijos, a su familia y hasta a su esposa.


A su esposa actual la conoció estando en prisión y es quien le ha estado ayudando a sobrellevar todo este proceso. "Toda la vida me he dedicado a mi taller en La Chorrera, trabajo humildemente", afirmó, diciendo además que nunca supo aquella vez que se cometía ese delito.


Rosario Brujan explicó que el año pasado fue dejado en libertad, pero hasta ahora salió la resolución que lo declara inocente. Ni siquiera en este tiempo ha podido recuperar "Ni mis propios hijos".


"Cuando veo a un policía siento que estoy en La Joya todavía", dijo.

 

Está positivo


A pesar de todo, Félix Manuel agradece a los magistrados, jueces y fiscales que se pusieron la mano en el corazón y se dieron cuenta que no tenía que ver nada con los crímenes.


"Trataré de echar pa' lante, con hijos no cuento ya, con ninguno"... No tiene trabajo pero de algo está seguro "sé sobrevivir".

 

También: ‘Hace falta más para salvar el agro’, aseguran productores del país
No dejes de leer