Ana Rodríguez dice que el taxista es mentiroso y que al llegar a la subestación de Policía 'se puso a llorar y a pedir perdón como una mujer'.
Foto ilustrativa de la mujer y la escena en Arraiján.
Foto ilustrativa de la mujer y la escena en Arraiján.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @sanoliveros92 |
Jueves 23 de mayo de 2019 04:30 PM

Lo que inició como un viaje de regreso a casa, se convirtió en una verdadera pesadilla para Ana Rodríguez, mujer que aparece en varios videos boxeando con un taxista en Arraiján.

Por redes sociales han circulado varios videos y versiones del caso, pero Ana asegura que ella está dispuesta a compartir los detalles para que la situación nadie más pase por un incidente como el que le ocurrió a ella.

Ana Rodríguez cuenta que abordó el martes 21 de mayo un vehículo tipo taxi detrás del Hospital Nacional a eso de las 4:00 p.m. como una alternativa de transporte para llegar rápido a su hogar, luego de una jornada de trabajo.

 

Ver más: ¡Meto!, este 26 de mayo se celebra el Día Nacional de la Persona Chiricana 

 

Al principio le indicó al conductor que se bajaría en El Tajonazo, porque a veces los carros en el área tienen otras rutas. Al aceptar y asegurar que sí podía llevarla, Ana se subió al vehículo.

Es regular que los panameños utilicen estos medios para poder transportarse de manera más rápida, debido a que los buses a estas horas demoran mucho en pasar.

La primera falta que cometió el taxista fue que sin el consentimiento de los pasajeros se desvió a la Naval, supuestamente para buscar a alguien y  no avisó, pero aún así lo hizo, cosa que "nos pareció extraña y nos preocupó", destacó la mujer que aclaró que con ella iban dos pasajeros más.

Cuando llegamos a Panamá Pacífico -me gustaría que Dios me ayudara y que apareciera el señor que él tiró abajo, el mismo tenía como 68 años y trabajaba como seguridad-  el señor le preguntó si iba a La Chorrera, y el conductor dijo que sí. Cuando llegamos a Arraiján puente se bajó una persona y se subió una señora con un abanico grande, ibamos incómodos y le dije que por qué no lo guardaba en el maletero, a lo que respondió que más molestaba la cartera que llevaba. Cuando llegó a Cochez de Vista Alegre, le pregunta al señor hasta dónde iba y este le asegura que a La Chorrera, por lo que el tipo le dice que lo dejará ahí. Lo largó del carro y nosotros sentimos que algo estaba mal. Me dije: "me toca esperar, porque ya casi me bajo". En ese momento nos dimos cuenta de que él estaba como volado o tenía dos personalidades, no sé qué le pasaba al señor, al pobre anciano lo tiró abajo.  Nos quedamos sorprendidos.

Le pagué al pasar la Caja de Ahorros y al llegar a Vista Alegre se estaciona. Le  dije que llegaba a El Tajonazo y los otros pasajeros más adelante por lo que no entendía por qué no me dejaba en el lugar. Me respondió que según cuando me monté, él me había dicho que solo llegaba hasta ahí. Era raro porque tenía que llevar a una señora a Hopsa y a la del abánico hasta La Chorrera. De repente arrancó el carro a toda velocidad y me dijo que no me dejaría en El Tajonazo. Intenté llamar la atención para que vieran que en el taxi pasaba algo. Él empezó a halarme la carteta, el sujeto se puso muy agresivo, mientras manejaba, me empezó a golpear. Tengo golpes en la mandíbula, estoy esperando los resultados del forense para que ese hombre pague todo. Esto se va a remitir a la Fiscalía. Él es una persona que estaba haciendo ferry, eso está mal. Hay que procesarlo. La ATTT debería tomar cartas en el asunto. 

El hombre me haló la cartera, nos sentíamos bien asustados atrás. Conmigo en el carro iba la señora del abanico y una muchacha. Me gustaría que la muchacha pase y cuente lo que pasó para que vean que no pego mentira.  La señora gritaba dentro del auto:  "La sangre de Cristo".


Es verdad, yo lo agarré por el suéter, y en lo que metí la mano, me fracturó un dedo. El puño de un hombre, es el puño de un hombre. Si yo hubiese dejado que él me metiera uno en la cara, yo quedo en el piso.

Luego él se bajó del auto,  y pensé que era buen momento para conseguir un guardia. Yo tuve que empujarlo con los pies y tirarle golpes como loca, yo traté de defenderme con las uñas y todo lo que tenía encima.

La gente critica que yo le metí un golpe, es verdad, pero lo hice para defenderme.

Luego nos llevaron a la subestación de Arraiján, él se puso a llorar y a pedir perdón como una mujer.


Este hombre es peligroso en la calle, de repente los guardías vieron cómo se me vino encima y lo esposaron a un poste. Así como me pasó a mí, le puede pasar a otra persona.

La manera que ven que actué lo hice para llamar la atención de alguien y que me ayudara, debido a que sé que siempre hay policías cerca del área y lo pudieran arrestar. Yo lo golpeé hasta que viniera un guardia, de lo contrario no se hubiese puesto la denuncia ni la investigación porque de seguro se hubiese dado a la fuga.

 

Hoy Ana Rodríguez asegura que está usando todos los medios que están a su alcance porque no entiende porque lo dejaron libre y solo les dijeron que buscaran a un juez de paz para arreglar al caso. 

 

Ver más:  Walner Espinioza pide a la Federación de Tenis que 'respete' a los atletas 

 

"No sé si fue que le creyeron al sujeto o qué, pero nada le hicieron y solo pido justicia", destacó la mujer que se siente angustiada por la manera en que actuaron los uniformados. 

Según Rodríguez, el hombre mostró lo que le convino y al parecer le creyeron, pero eso no está bien. 

 

No dejes de leer