En los predios de las iglesias es donde comúnmente los vendedores se instalan para poder ofrecer su mercancía. Otros lo hacen en de manera ambulante.
Las personas recorren las iglesias en busca de algunos productos para limpiar la casa o para la suerte. Fotos: Jean Carlos Díaz
Las personas recorren las iglesias en busca de algunos productos para limpiar la casa o para la suerte. Fotos: Jean Carlos Díaz
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @jeandiaz1331 |
Viernes 30 de marzo de 2018 06:00 AM
 
Los vendedores que realizaron inversiones para la Semana Santa, van a aprovechar hasta el último día para tratar de sacar la mayor cantidad de mercancía que pusieron a la venta y así lograr mayores ingresos.
 
Algunos comerciantes manifestaron que en esta época lo que más se vende son la cruz con hojas de palma, que se comenzaron a ofertar desde el pasado Domingo de Ramos, mientras que en la semana se trata de promover las calcomanías de diversos santos para los devotos de ellos, al igual que los inciensos, productos como sahumerios, entre otros.
 
Se preparan con tiempo
 
Hernán Vallejos, vendedor que se ubica frente a la Basílica  Don Bosco, explicó que desde hace muchos años esas ventas se han vuelto una tradición, de tal manera que tienen preparada toda una logística que arranca desde antes del Domingo de Ramos, y durante la Semana Santa duermen en sus locales para atender la mayor cantidad de clientes.

 
Leer también: Miércoles negro dejó luto en dos hogares, uno de venezolanos y otro panameño
 
No todos invierten para vender ellos mismos
 
En cuanto a las inversiones, dijo que depende de lo que se quiera vender y lo que se quiera generar de ganancias, así mismo se deberá invertir, en algunos casos hay personas que invierten y ponen a otras solo para que les venda la mercancía y le pagan por día.
 
Los inciensos pueden variar sus costos, algunos venden dos o tres unidades por $0.25 mientras que otros venden la cajetilla en $1 o $1.25. Los productos para sahumar se venden desde los $0.50 hasta $2 los paquetes que se arman.

 

Según Vicente  Martínez, sociólogo en Panamá,  debido al avance del conocimiento científico – tecnológico, a los cambios sociales y culturales, las leyendas e historias del pasado que se nos relataban para Semana Santa, han ido perdiendo vigencia e interés. 
 
"Ya en pleno siglo XXI, vivimos en una sociedad tecnológica-digital, en la sociedad de la información, donde las tradiciones del pasado van siendo desechadas y dando paso a nuevos saberes, ya no basados en historias y cuentos, sino en hechos concretos, ya estas historias de Semana Santa de que si te bañas en un río o en la playa el Viernes Santo, te conviertes en pez, o que si te subes a un árbol, te conviertes en mono, que se tiene que comer pescado los viernes o ayunar, en fin, mucha gente ya no se cree el cuento. Aunque se sigue manteniendo la tradición del respeto para estas fechas, las leyendas del pasado prácticamente ya no tienen vigencia en la actualidad", agregó Martínez.  
No dejes de leer