A la Gallina Fina le gusta comer de todo, por eso se ejercita bastante.
A pesar de los problemas por los biopolímeros, Sandra siempre se mantuvo activa.
A pesar de los problemas por los biopolímeros, Sandra siempre se mantuvo activa.
ETIQUETAS:
Por:
Fama -
[email protected] | @diaadiapa |
Sábado 28 de diciembre de 2019 06:00 AM

Sandra Sandoval es una gallina dura que da buen caldo. Su cuerpito de colegiala y sus remeneos vuelve loco a cualquiera, pero eso no es solo genética, qué va, como todo en esta vida, cuesta bastante y la Gallina Fina suda muchísimo para mantenerse en forma.

A sus 49 años, y con dos hijos, la Patrona no solo recomienda comer poco, sino ejercitarse todo lo que se pueda y mientras la mayoría de las personas suben de peso durante estas fiestas de fin de año, ella aproveha para darle amor a su cuerpo.

Lee además: El reguetón 'old school' será una de las tendencias más fuertes de 2020

Ayer, Sandra subió un video en el gimnasio y quedó tan impresionada con lo que vio, que se preguntó dónde estaban todos los que siempre van a hacer ejercicios: "Lo que hace diciembre con los gimnasios, ni un alma, 'toy yo solita, todas las máquinas pa' mí", decía en el video, mientras mostraba que estaba vacío.

"Vengan a hacer ejercicios gran condena'os, vengan ahora, 'tan es detrás de los tamales y los arroz con pollo, vengan, ¿por qué no vienen ahora, vengan". 

Preocupada por su salud

Este año ha sido un desafío para Sandra, quien en mayo de 2018 confesó que llevaba años luchando contra los biopolímeros, los cuales se había inyectado en las piernas cuando estaba joven. "Muchachos, tengo que confesarles algo, de verdad que no puedo callarles todo porque ustedes saben todo de mí. Hace 18 años cometí la estupidez -porque a eso no se le puede llamar otra cosa-, cuando estaba de moda los biopolímeros, de ponerme biopolímero en esta parte de aquí  (señaló sus pantorrillas), por querer tener 'las piernas', por estúpida, porque eso no tiene otro nombre.¡Ombe!, de ahí pa' acá fui la mujer más sufrida de este planeta, porque se me ponía muy feo, se me hinchaba, no se 'engruesó' nada, lo que hizo fue dañarme el músculo y hueso, Qué tuve que hacer, empecé a tomar corticoides", confesó en aquella ocasión.

Ese mismo año regresó para una evaluación y aunque le habían retirado buena parte, el médico le advirtió que tenía que retirarle más.

Desde hacía varios años ya, Sandra estaba asistiendo anualmente donde el doctor para aliviar los dolores y para mantener a raya los biopolímeros.

No te vayas sin leer: Pharrell Williams es la nueva víctima de 'swatting'

En agosto de este año tuvo que volver a su segunda intervención y lo contó en un video desde Colombia: "Me estaban dando unos problemitas con las piernas nuevamente, y vine hace como tres, cuatro meses y el doctor me dijo, vamos a sacarte un poquito más, ya él me había sacado bastante, como un 70%...me programé, cancelé un par de presentación y vine a que el doctor tratara de sacar, dice que donde más había era en la parte baja del tobillo, donde en la primera operación, no me había querido tocar mucho de los tobillos, no fue algo grande tampoco…tengo que estar quieta, todo eso es consecuencia de esa porquería que yo quise ponerme…creo en el nombre de Dios ya va ser la definitiva, no se alarmen…"

Sandra se hizo una cirugía plástica en la nariz y se hizo un aumento de senos. 

No dejes de leer