Agustina Santos, contó que por días sus hijos no prueban un bocado de comida, pero esto no ha sido impedimento para que dejen de ir a la escuela.
Pobreza.
Las autoridades saben de su caso hace un mes, pero la ayuda aún no llega. Fotos: Melquiades Vásquez.
ETIQUETAS:
Por:
Melquiades Vásquez A. -
[email protected] | @diaadiapa |
Domingo 08 de marzo de 2020 03:45 PM

 

En una frágil vivienda construida de pequeños pedazos de  plástico, bejuco y palos que al soplar el viento se desprenden y  que cuando llueve todo se moja,  así  es como  vive Agustina Santos, con sus hijos desde hace varios años  en la comunidad de El Cerro a orillas de la  quebrada Muela en el distrito de Santa Fe, en la provincia de Veraguas. 

 

Agustina, cuenta que llora todos los días  porque se siente  impotente  ante esta  condición infrahumana por la que atraviesa.  Agregó que  por varios días  sus hijos no prueban un bocado de comida, pero esto no ha sido impedimento para que sus hijos, uno de ocho y otro de cinco años de edad dejen de ir a la escuela.

 

En esta vivienda no se cuentan con ninguna comodidad para vivir o  para los niños puedan  hacer sus tareas.

Leer también: Las mujeres se movilizan en el 8M, aunque el coronavirus frena la celebración

 

No se le considero en pasadas administraciones

Estas personas habitan  en medio del bosque hasta en riesgo de ser atacados por serpientes y otros insectos venenosos.

 

Agustina comentó que pese a la crítica condición en la que vive la pasada administración gubernamental, en este caso Ministerio de Vivienda, Mides y otras instituciones no se le consideró para ningún tipo de programa social siendo una  mujer  panameña con iguales derechos. 

 

Pareciera que la suerte podría ser igual porque a un mes de que las actuales autoridades conocieran el caso aún esta familia sigue soportando hambre y las malas condiciones por la extrema pobreza.

Leer también: Miviot intenta legalizar terrenos en Puerto Caimito
No dejes de leer