Sucio, húmedo y con un aspecto deplorable tiene el mercado de abastos. Foto: Archivo
Sucio, húmedo y con un aspecto deplorable tiene el mercado de abastos. Foto: Archivo
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @YanelisDD |
Domingo 18 de noviembre de 2018 10:15 AM

El Mercado Agrícola Central, mejor conocido como Mercado de Abastos,  se ha desgastado con el tiempo, sus estrechos pasillos tienen un olor tabla vieja que la humedad y el tiempo ha corroído, pequeños puestos decoran parte de su estructura, pero sin dar un aliento de frescura que según algunos tenia años atrás.

 

 

El color rojo y verde sobresale, y es que el tomate y los vegetales verdes es lo que más venden sus comerciantes. Los productos en su mayoría mantienen una gran frescura, pero se pierde con el pasar de las horas porque  reposan en cajas viejas y duras, que le sirven de resguardo de la  mercancía.

 

 

Actualmente cuenta con 572 puestos, entre mayoristas y minoristas, que ofrecen frutas, verduras, vegetales, hortalizas y productos de temporada. El movimiento en este sitio comienza desde las 4:00 a.m, aunque no es hasta las 8:00 a.m que llegan los primeros visitantes.

 

Su futuro no es alentador

 

"Muchos años he sido carretillero y ahora creo que en Merca Panamá no va  existir espacio para nosotros", así siente Adolfo Arturo Rodríguez , quien teme quedar sin sustento, luego que se realice la mudanza en 2019.

Leer también: Vendedores del Mercado de Abasto logran detener mudanza a Merca Panamá

 

Muchos no se quieren ir, pero otros están cansado de vivir en la insalubridad, pues saben que nadie ya va invertir en mejorar la falta de baños, estacionamiento o librarlos de las alimañas que viven en el mercado.

Autoridades hablan de un mejor mercado

"Nada malo va suceder, pues nos comprometimos con  los representantes de los transportistas, carretilleros y cafeteros a  levantar un censo real de todos los que tienen actividad dentro del Mercado de Abastos, tanto los pequeños y grandes comerciantes”, manifestó el ministro de Desarrollo Agropecuario, Eduardo Carles.

No dejes de leer