El orgullo de Puerto Caimito cumplió 25 años de hacer su debut en las Mayores, con los Yanquis de Nueva York.
ETIQUETAS:
Por:
Redacción -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Sábado 23 de mayo de 2020 08:00 PM

 

El excerrador panameño Mariano Rivera cumplió hoy (23 de mayo) 25 años de su debut en las Grandes Ligas, cuando saltó al terreno del Anaheim Stadium para enfrentar a los Angelinos de California.


En aquella ocasión, haciendo el papel de abridor, Mariano cargó con la derrota, al permitir ocho imparables (un cuadrangular de Jim Edmonds) y cinco carreras, en 3.1 episodios. Además, ponchó a cinco y permitió tres bases por bolas.


"Un niño flaco de Panamá hace su debut en las Grandes Ligas para los Yanquis… 5 carreras con 8 ‘hits’ y tres bases por bolas en 3.1 entradas. Amigo no tiene futuro”, es parte de la traducción al español de una frase dicha por el escritor especializado J. Daniel en ese momento.

 

Ver También: Reveló uno de sus grandes secretos


El istmeño enterró esas declaraciones el año siguiente, al convertirse en el “setup” del equipo y ser pieza fundamental para que los Yanquis de Nueva York conquistaran la Serie Mundial de 1996, luego de derrotar a los Bravos de Atlanta.


En la campaña de 1997, Mariano se convirtió en el cerrador de una de las mejores generaciones de los “Bombarderos del Bronx”, que ganaron la Serie Mundial en tres años consecutivos (1998, 1999 y 2000). Tampoco podemos olvidar la conquista de 2009, cuando vencieron a los Filis de Filadelfia.

 

Ver También: Recuerda poco de su última salida


Después de 19 temporadas y cinco anillos, el orgullo de Puerto Caimito decidió poner fin a su carrera en la campaña de 2013, con la cifra de 652 salvamentos para ser el líder histórico de este departamento.


El año pasado, Mariano Rivera se convirtió en el primer jugador en la historia en ingresar al Salón de la Fama de las Mayores con la totalidad de los votos por la prensa especializada. La ceremonia de inducción se realizó el 21 de julio, en Cooperstown, Nueva York.

 

 

No dejes de leer